Joyería Tas: La historia de un sueño cumplido

26 de diciembre de 2016

 

Telademoda

Anillos, pendientes y colgante, en aguamarinas, de Margoni. Foto © Nieves Sanz

Esta es la historia de Isabel Rodríguez y de un sueño cumplido. Un sueño que tiene tanto de literario como de artesanal y empresarial. Vayamos por partes. Isabel leía el libro de Amin Maalouf, “León el Africano”, cuando se dio cuenta de que quería ser como su protagonista, quien, en su larga y azarosa vida, hubo un tiempo en que ejerció de mercader y vendía sus artículos en Fez. Ella los vende en Sevilla, en Tas, su joyería.

Telademoda

Collar y pendientes de Marta Gallart. Foto © Nieves Sanz

Una joyería chiquita y coqueta en una calle con solera del centro, Chicarreros. Esta Navidad ha cumplido diez años desde que abrió sus puertas y el lado romántico de Isabel sigue aún más vivo. “Me encanta ir a sitios lejanos, descubrir nuevos artesanos, comprarles sus piezas y luego ofrecérselas al público de mi ciudad. Piezas únicas pero muy asequibles; lo artesanal no tiene por qué ser un artículo de lujo”.

Telademoda

Pendientes y anillo diseñado por Isabel de Tas Joyería. Foto © Nieves Sanz

“Hay gente que valora llevar una obra de arte en forma de pendientes, collar, pulsera, anillo, diadema… Cada día entran en mi tienda personas nuevas a las que les cuento la historia artística de tal o cual artesano. Que la valoren me llena de orgullo y satisfacción y me estimula a seguir adelante con mi sueño. Además, mis piezas están hechas a mano en el mundo Occidental y no en condiciones infrahumanas”.

Telademoda

Diademas de Ellen Mekiffer. Foto ©Nieves Sanz

En el particular balance de esta década al frente de Tas, Isabel Rodríguez espera asentarse dentro del mercado y que la economía le permita seguir recorriendo sitios recónditos, a la búsqueda de nuevos artesanos. Pero como es más pasional que materialista, no desaprovecha la ocasión para deshacerse en elogios a su nómina de creadores, y a sus singulares piezas, algunas de ellas vienen hoy a telademoda.com.

Telademoda

Pendientes y colgante de Silvia Piva. Foto © Nieves Sanz

“Me encantan los collares largos de Marta Gallart, toda la producción de Niki Boli y su manera de engarzar diamantes en plata; cómo talla las gemas Margoni, manteniendo sus formas para hacer joyas únicas.  Y luego está Ellen Mekiffer, una alemana que vive en Sevilla, y cuyas piezas están inspiradas en la naturaleza. Lo más curioso es que las reproduce a partir de flores secas. Es todo tan poético…”.

Telademoda

Pendientes, collares y anillo de Ellen Mekiffer Foto © Nieves Sanz

“Como sus diademas y tiaras para novias, que se hacen según el gusto del cliente. Plateadas, doradas, con perlas, con gemas…También realizamos aplicaciones para los trajes y luego todo se reutiliza. De los botones de un vestido se hicieron después unos gemelos para el padre de la novia”. Además de en la calle Chicarreros, a la joyería Tas pueden visitarla en las redes: Facebook  e Instagram, @tasjoyeria.

8 Comentarios a “Joyería Tas: La historia de un sueño cumplido”

  1. Isabel Rodriguez 25 enero, 2017 en 12:36 #

    Muchísimas gracias a todos por el tiempo que nos habéis dedicado y por vuestros comentarios, me emocionan y motivan para seguir adelante. Gracias también a Clara por la palabra y a Nieves por la imagen, y a todos los artesanos que siguen luchando, en tiempos complicados, por ofrecernos diversidad y talento.
    Mil gracias

  2. Fini 20 enero, 2017 en 21:08 #

    Hola, me encantan las aguas marinas,así que la primera foto me chifla. La niña es una monada.

  3. Juan 19 enero, 2017 en 21:04 #

    Yunque de platero de tres letras. Así fue como conocí, hace ya años, la palabra tas: haciendo crucigramas.
    Esta joyería sevillana utiliza bien el yunque y el muestrario que se nos enseña es prueba de ello. Me gustan mucho las piezas de Isabel Rodríguez y de Ellen Mekiffer. Wunderbar.

  4. Pilar 29 diciembre, 2016 en 20:34 #

    Yo tampoco vivo en Sevilla, pero en cuanto tenga ocasión me pasaré por TAS para que me cuenten la historia de algún artesano y pueda cumplir mi sueño de llevar una bonita pieza artesanal.

  5. Rosa Cuervas 28 diciembre, 2016 en 9:26 #

    Un sueño cumplido y que perdura.
    Que bien lo cuentas Clara.
    Para mi es un placer pararme cada día de camino al taller. Que Isa me enseñe sus últimas novedades y me cuente la historia que hay detrás de cada pieza. Que me abra esos cajones es para mi como si me dejara ver un cofre lleno de tesoros.
    Muchos éxitos para Tas y enhorabuena por tu artículo Clara.

  6. Almudena 28 diciembre, 2016 en 8:19 #

    Me llamó la atención el artículo en facebook con la imagen de esta joyería. Me encantan las piezas, sobretono las gargantillas y los pendientes de cubos enrejados.

  7. Lucía 28 diciembre, 2016 en 8:16 #

    Me encantan estas joyas que recoges en tu blog. No vivo en Sevilla y no conocía esta joyería. Me gusta la idea de que las joyas tengan una pequeña historia, que te cuenten de dónde proceden, que no son un producto sin más. Enhorabuena a Tas y a Clara por mostrarnos este artículo en tiempos de joyas.

  8. Nina 27 diciembre, 2016 en 18:00 #

    Hola, soy de Barcelona y en un viaje a Sevilla me hablaron de esta joyería. Me compré dos piezas de Niki Boli, una para mi madre y otra para mí. Volver a Sevilla sería volver a esta joyería, Me atendieron muy bien.

Deje un comentario