WEMPE Y SU RELOJ MARÍTIMO

por Clara Guzmán

Me gustan los relojes no sé si porque embellecen el tiempo. El tiempo, que a veces pasa lento y desgarbado y otras pisa despiadado el acelerador. Mi amiga Charo Martín, de la agencia de comunicación de moda Finally Press, me acaba de mandar toda la información sobre el nuevo diseño de la prestigiosa Wempe (www.wempe.com). Y no se me han parado los pulsos de milagro. El Iron Walker Tide es un modelo único y dirigido a todos los amantes del mar. Cualquier mar, pero yo amo el Mediterráneo.

Vamos por partes, la firma alemana Wempe es hacedora de relojes de gran precisión desde el año 2006. Todos ellos se certifican como cronómetros en el observatorio astronómico de Glashütte, que debe ser el súmmum de los observatorios. A las colecciones Zeitmeister y Chronometerwerke se ha unido ahora una tercera: Iron Walker, una destacada línea de relojes de acero fino con pulsera  integrada, que en estos momentos se complementa con un modelo único: Iron Walker Tide.

Para indicar con precisión la hora, el Iron Walker Reloj de Mareas ofrece una función adicional muy especial: en un bisel giratorio interior único en su género se indica el tiempo hasta la próxima pleamar y la próxima bajamar. Una cuestión que, como comprenderán, no sólo es importante en la navegación a vela, sino que convierte el reloj en un valioso medidor de tiempo y de mareas para los habitantes de la costa o amantes del mar. El Iron Walker reloj de mareas es accionado por un movimiento automático suizo.

En los talleres de relojería de Wempe en Glashütte (Sajonia) se le incorpora una regulación de precisión de construcción propia y se ajusta con tanta meticulosidad que supera la exigente prueba, según ISO 3159, a la que se somete en el histórico observatorio astronómico de la ciudad relojera para ser certificado como cronómetro. Una vez que el mecanismo está alojado en su caja, se prueba su precisión en diferentes posiciones y sometido a cambios de temperatura durante 15 días.

El reloj sólo puede lucir en su esfera la denominación “cronómetro” si no se sobrepasa una desviación media diaria de dos segundos ni una desviación máxima de cinco segundos. El principio del funcional bisel interior se aplica también en el reloj de buceo Iron Walker Reloj de Buceo Automático, cuyo diseño ha sido recientemente galardonado con el premio Red Dot Award. El Iron Walker Reloj de Mareas aprovecha todas sus ventajas constructivas. Sus dos coronas están roscadas, lo que permite una hermeticidad de 30 bar, a la vez que impiden que el bisel indicador de mareas pueda moverse accidentalmente.

El nombre de Wempe es sinónimo de alta relojería y joyería. Esta empresa familiar, con sede en Hamburgo y fundada en 1878, está dirigida por Kim-Eva Wempe (nacida en 1962) y cuenta con 34 sucursales en ciudades de todo el mundo. La compañía ha estado estrechamente ligada durante generaciones a prestigiosas manufacturas relojeras de Suiza y Alemania. Wempe produce su propia marca Glashütte I/SA de cronómetros de pulsera en Glashütte, así como su propia marca de joyería by Kim, en Schwäbisch Gmünd. Además, Wempe opera el mayor taller de relojería independiente de Europa y ha sido certificado como uno de los “Best Place to Learn” en Alemania desde 2015.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

catorce + 9 =