BOTAS MOU, UN ABRIGO PARA TUS PIES

por Clara Guzmán

Hacía mucho tiempo que no subía una entrada de calzado a mi blog telademoda.com, con lo que me gusta un buen envoltorio de los pies. Así que he visto la nueva colección de otoño-invierno de las deliciosas botas Mou (www.mouonline.com) y no lo he pensado. Hay cuestiones que no requieren espera. ¿Conocéis esta marca londinense creada por Shelley Tichborne el año 2002? De entrada, son unas botas inspiradas en las que utilizan los esquimales, aunque también son conocidas como botas australianas.

Que son una delicia para los pies, no hace falta que lo escriba. Salta a la vista. Su nombre, Mou, es una especie de diminutivo del adjetivo francés “molle”, que significa suave al tacto. Es un calzado artesano, además de respetuoso con el medio ambiente. Las piezas de piel están cosidas a mano una a una con sus ya característicos pespuntes. Son muy confortables para la época invernal, tanto para salir a la calle, como para estar en casa. La marca Mou también cuenta con botas tipo pantuflas, muy hogareñas.

Si eres de las que no puedes vivir sin subirte a un tacón, la marca también te tiene en cuenta. Las hay con el tacón externo e interno, con una altura de cinco centímetros para que podamos caminar con seguridad por la nieve. La mayoría de las botas Mou están hechas de nobuck, una especie de cuero fino y delicado. Otras están confeccionadas con un material sintético metalizado, aunque el modelo original es de piel de oveja. Las opciones, como ves, son variadas. Nadie se queda sin su bota Mou.

Con el confinamiento debido a la pandemia, que todavía no nos ha abandonado y por eso no debemos bajar la guardia, fueron muchos los que conocieron este calzado. Se sintieron atraídos por unas botas que protegen del frío, mantienen los pies confortables y sus diseños están a la última moda. En esta selección que hoy traemos a mi blog telademoda.com, puedes ver los distintos tipos de tejidos, en perfecta combinación con la indumentaria. Elige el que más vaya con tu estilo. Y olvídate de los pies fríos. Lo de la cabeza caliente es otro cantar.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

diecinueve − 9 =