Igor con botas

13 de octubre de 2016

 

 

Telademoda

 

Dicen que va a llover, pero a llover a cántaros. Bueno, en unos sitios la lluvia tendrá un papel estelar  y en otros, secundario. Es lo que tiene vivir en España, que nunca llueve a gusto de todos. Pero lo más importante es que no nos pille con el pie cambiado; o sea, con las sandalias del verano, que ya las estamos alargando más de la cuenta, o con las alpargatas de esparto que como se mojen luego no hay quien se las ponga.

Telademoda

 

Pero como español precavido vale por dos, ahí tenemos a Igor, la firma de casa, que no para de darle vueltas a la cabeza para complacer a su clientela. Que las madres querían tener las botas de agua de sus hijos, porque les parecían prácticas, cómodas y útiles, pues ya las tienen. Las madres y toda mujer que quiera ir estilosa cuando caigan chuzos de punta o esa leve llovizna que te pone los pelos como estropajo.

 

Telademoda

 

 

Para este otoño-invierno, Igor ha rizado el rizo. ¿Pensaba que ya lo había dado todo por la causa? Pues no, el botín Montana, ideal para ir a clase o a trabajar, incorpora un pequeño tacón, que hará las delicias de todas aquellas féminas que se resistían a calzarse unas botas de lluvia porque les hacía bajar de “escalafón”. Ahora pueden disfrutar de la comodidad de este botín sin perder altura ni tampoco el autobús.

 

 

 

Telademoda

 

 

El modelo Carla, que a mí particularmente me encanta porque está inspirado en la hípica y hay quien duda a la hora de diferenciarlo de las botas de material, trae novedades. A saber, cuenta con acabados en “glitter” o brillante, tan de moda; en denim o vaquero y cómo no, con las hebillas y estribos, tan propios de la equitación. Pero además de estas novedades, en la colección siguen teniendo su espacio los “clásicos”.

 

Telademoda

El botín “urban”, la bota “boira” o la “glow”, que ofrecen una amplia variedad de colores y combinaciones. Estilos todoterreno para afrontar con buena cara los días de lluvia, tan necesarios para que la vida en la ciudad sea respirable. Igor lo sabe y desde su cuartel general en Almoradí, Alicante, lleva desde el año 1974 haciendo que muchas generaciones no duden a la hora de meterse en los charcos con estilo.

 

Sin comentarios todavía

Deje un comentario