La mini cumple cincuenta

10 de julio de 2012

 

 

Dicen que la derrota es huérfana y la victoria tiene cien padres. En el caso de la minifalda, que se sepa, la paternidad sólo se la atribuyen dos. A saber: la británica  Mary Quant y el francés André Courrèges. Ahora  que se cumplen cincuenta años de su invención, ¿a quién le importan los apellidos de una puretona?  De todas formas, la minifalda sigue dando guerra, aunque ya  ni siquiera es un indicativo de los buenos tiempos económicos, tan sólo de que la moda se ha vuelto conservadora.

 

 

Mary Quant es una avispada diseñadora que tenía una boutique en King’s  Road, centro neurálgico de la bohemia londinense de los sesenta. Sus prendas, propias y ajenas, eran diferentes a lo que había en el mercado. Se llevó de calle a la juventud y se erigió con el cetro de inventora de la minifalda. Lo que verdaderamente impulsó fueron las piernas de colores. Puso de moda los leotardos y las medias de todos los tonos del arco iris desbancando a las clásicas negras o color carne, hoy color nude, que es más fino.

 

 

 

André Courrèges estudió ingeniería antes de dedicarse a la pintura y al dibujo de moda. En 1945 trabajó con Cristóbal Balenciaga como cortador y estuvo al frente del taller de costura que el vasco tenía en Madrid. En 1961 se independiza y crea su casa de modas en París. Al hilo de las  enseñanzas del maestro de Guetaria, lanza colecciones de líneas simples, que no fáciles de ejecutar. Pero también y obsesionado por alargar las piernas de la mujer acortando la longitud de la falda, da vida a la minifalda.

 

 

Eran vestidos muy cortos en color blanco, con zapatos o botas planas del mismo color. “La bomba Courrèges”, bautizó la colección la prensa, siempre dada a utilizar terminología castrense quizás porque incita a la guerra. La guerra incruenta, afortunadamente, llegó después porque nadie se ponía de acuerdo si Mary o André eran los artífices de esta bomba de relojería que acababa de estallar y que ha estado muy ligada a la situación económica del momento. Nació en la boyante década de los sesenta y sigue viva, a pesar de los quebraderos de cabeza que nos da la prima de  riesgo.

 

 

La minifalda causó revuelo en España, tanto que hasta Manolo Escobar, cantante patrio por excelencia de la década prodigiosa, la sacó a colación en una coreada canción, donde su novia armaba la tremolina cada vez que se la ponía para ir a los toros. Nunca la moda fue tanto un reflejo de la sociedad del momento. Si el eterno buscador del carro la veía improcedente por desatar esos celos tan arraigados en el hombre hispano de pelo en pecho, Coco Chanel la menospreciaba por razones tan sutiles como la armonía y el equilibrio.

 

 

 

La señorita de la Rue de Cambon, que según sus detractores era un demonio y a juicio de sus seguidores un ángel de la guarda, dulce compañía, echaba pestes de esta prenda, que mostraba lo peor del cuerpo femenino. “Yo cubro las rodillas, porque una rodilla es una cosa horrible. Para que sea bonita debe ser redonda y los muslos grandes y duros”. Cuando veía acercarse a una minifaldera solía decir enfurruñada: “Mira esos dos obuses que vienen hacia nosotros”. Lo dicho, lenguaje guerrero. Claro que, como dice mi amiga Aurelia Medina, lo importante es tener en casa un espejo largo, que es el que suele frenar estas descubiertas antiestéticas.

36 Responses to “La mini cumple cincuenta”

  1. Whitney 17 septiembre, 2012 at 15:17 #

    My spouse and I stumbled over here by a different web page and thought I might as well check things out. I like what I see so now i’m following you. Look forward to exploring your web page again.

  2. Almudena 18 julio, 2012 at 21:01 #

    Fantástico artículo e inmejorables fotos para ilustrar el cumpleaños de la minifalda. Enhorabuena. Como siempre la exquisita documentación está cortada con la maestría de tus observaciones y comentarios. Los amantes de la moda precisamos de un blog de esta categoría; donde los elementos que han ido conformando la indumentaria a lo largo del tiempo se relacionan con la creación, con el arte, con la literatura. A través de tus textos conocemos mejor a Coco Chanel, a Balenciaga y a tantos otros que han ido dando puntadas en esta Historia de la moda que nos fascina. Telademoda es un amplio perchero o un vestidor, ordenado, seleccionado, lleno de cajones con un profundo fondo

  3. Yolanda 12 julio, 2012 at 14:58 #

    Felicidades por el artículo. Ha salido redondo.

  4. felipe 12 julio, 2012 at 14:16 #

    aaaaaaaaaay la mini la mini,que recuerdos.recuerdo mis veranos en torrevieja mirando asombrado las minis de las suecas…que tiempos aquellos.
    felicidades mini!!!!y que gran articulo clara,como siempre el faro-guia de la moda.
    felipe.edinburgo

  5. María Luisa 11 julio, 2012 at 17:56 #

    Viva la mini y mueran los prejuicios.

  6. María 11 julio, 2012 at 17:29 #

    Ja,ja,ja, me encanta el artículo, el espejo largo es una verdad como un templo y lo de las rodillas horribles, también. A la Chanel no se le iba una.

  7. Iris 11 julio, 2012 at 11:38 #

    No tener espejo largo en casa es un error. Me lo compré hace un mes y estoy feliz. Voy más segura a la selva de la calle.

  8. J.R. 11 julio, 2012 at 11:37 #

    Hola a los seguidores de Clara Guzmán. Resulta que es mi vecina y no lo sabía. Veía a una chica deportista todas las mañanas y muy elegantona alguna que otra noche y no sabía que era la bloguera que sigo desde hace meses. Qué cosas. Por cierto, tiene buenas piernas, ja,ja,ja

    • felipe 12 julio, 2012 at 14:22 #

      eh jr lo peor es ir de emocionado por la vida.take it easy
      felipe.edinburgo

  9. Margarita 11 julio, 2012 at 11:06 #

    Qué pasada de artículo. Lo del espejo largo, genial, lo del color nude, de morirse de risa y lo de las rodillas cierto. Conozco pocas rodillas bonitas. Ah, la canción de Manolo Escobar es una muestra de la España de pandereta.

  10. Juan Garramiola 11 julio, 2012 at 10:38 #

    Viva la Minifalda, mueran los complejos. Dicho esto, pienso que es una prenda divertida, ¿ acta para todos los cuerpos?, esto le pasa a muchas prendas tanto de Sra. como de Cro., por eso creo que no solo debemos de mirarnos al espejo para saber si estamos bien con segun que prenda, tenemos que estar a gusto con la imagen que queremos dar y si nos vemos bien pues que nos importa lo que piensen los demas, lo que esta de moda o las tendencias del momento. Por que la imagen no es seguir la moda ni perderse en las tendencias. Es una cuestión de elegancia, aunque la imagen es decisiva y la primera impresion es la que vale.

  11. Magnolina.Com 11 julio, 2012 at 0:28 #

    Nunca te acostarás sin saber algo nuevo, y esta vez, más que algo! No tenía ni idea de la historia de la minifalda, y me ha encantado enterarme 🙂

  12. Blanca Gallego 10 julio, 2012 at 23:02 #

    Me encanta el articulo!!!

  13. ñ 10 julio, 2012 at 22:47 #

    A mí me encanta la minifalda, para quien se la pueda poner, claro.
    El artículo, genial, la canción de Manolo Escobar un puntazo. Como siempre esta periodista nos envuelve con su magia, la magia de las palabras que sabe utilizar de una forma tan magistral.
    Buenas noches seguidores de Clara Guzmán.

  14. FERNANDASainz de la MAza 10 julio, 2012 at 22:03 #

    Clara: Me encanta tu artìculo sobre la minifalda. Estoy de acuerdo con lo que pensaba CHANEL
    sobre esta prenda, enseñar la rodilla no es elegante tienes que ser joven y tener unas piernas largas y muy bien torneadas.

  15. Fabiola 10 julio, 2012 at 21:58 #

    A mí me encanta la falda corta cuando tienes unas piernas bonitas. Las rodillas son pate de las piernas,¿no?Las piernas bonitas suelen tener rodillas bonitas.No puedo imaginar unas piernas bonitas sin rodillas.Así que viva la minifalda para quien pueda ponersela. Un abrazo Clarita.

  16. Gloria 10 julio, 2012 at 19:54 #

    ja,ja,ja, yo tampoco tengo espejo largo. Me miro en el del portal, siempre me pillan los vecinos. Allí hago mis pruebas. De lado, de frente y de reojo. A veces vuelvo a casa y me cambio. Un espejo largo es la prueba de fuego para la minifalda. Enhorabuena y a mí las rodillas como que no. Las he visto horribles, las mías entre otras.

  17. Marta Vera 10 julio, 2012 at 19:34 #

    Magnifico artículo Clara, como siempre un 10!!! Yo cada vez me veo menos con minifalda, aunque no tengo espejo largo, uso el del ascensor que esta al ladito, en mi rellano… pero sospecho que es de esos que te hacen gorda…
    Las rodillas traviesas son las mejores.

  18. Niebla 10 julio, 2012 at 18:49 #

    Magnífico artículo, bien escrito y documentado. Lo del color carne, genial y lo del espejo largo, magnífico.

  19. Pepe Y. 10 julio, 2012 at 18:38 #

    ¡Impagable la foto de “Zurich”! Estupendo artículo Clara.

  20. Marcela 10 julio, 2012 at 17:42 #

    Me encanta la ironía de esta señora. Lo del color nude es un puntazo, Ah, me gustan los diseños de Inmaculada Sancho. Chapeau.

  21. Jacobo 10 julio, 2012 at 17:40 #

    Inmaculada Sancho, a mí también me gusta una buena rodilla y he conocido alguna que me ha trastornado. Pero creo que lo del espejo largo es vital. Ahí le doy la razón a Aurelia Medina, la amiga de la bloguera. Buena tarde a todos los lectores de este interesante blog

    • Marilyn 10 julio, 2012 at 21:58 #

      Estoy totalmente a favor del espejo. Yo me miro en el del ascensor o en la mampara, y si me siento happy no me mirooo

  22. inmaculada sancho 10 julio, 2012 at 16:47 #

    Me encanta lo de las rodillas. Es un mito? De verdad os parecen las rodillas feas?. Cada dia lo escucho de la boca de mis clientas, entonces me fijo y bueno… Hay de todo. Pero de ahí, a generalizar y decir que la rodilla es fea, me parece excesivo, más feos son los codos y los lucimos más.
    A mí, las rodillas me gustan.
    Y a vosotros?.

  23. inmaculada sancho 10 julio, 2012 at 16:43 #

    Me encanta lo de las rodillas. Es un mito? De verdad os parecen las rodillas feas?. Cada dia lo escucho de la boca de mis clientas, entonces me fijo y bueno… Hay de todo. Pero de ahí, a generalizar y decir que la rodilla es fea, me parece excesivo, más feos son los codos y los lucimos más.
    A mí, las rodillas me gustan.
    Y a vosotros?

    • Marilyn 10 julio, 2012 at 21:54 #

      A mi las mías no me gustan demasiado, ganan con tacón, pero son otra parte de mi cuerpo como mi nariz, mis orejas, mis ojos, son mías y por eso las quiero. Unos días me siento más guapa y otros menos. Ole por los primeros días.

  24. Ana Moron 10 julio, 2012 at 13:46 #

    Siempre elocuente y provocando sonrisas, enhorabuena artista!! Besos 

  25. Ana-mantones 10 julio, 2012 at 13:20 #

    Totalmente de acuerdo con lo del “espejo largo”…

  26. JULIA/JULUNGGUL 10 julio, 2012 at 10:49 #

    Hola Clara y decirte que me encantan las minifaldas, si bien yo, ahora ya no tengo años para seguir usándolas; hay que ser consciente de ello, pero como me gustan con unos leotardos bien tupidos, en todos los colores, como MarY Quant.
    Este verano mis vestidos de seda eran minifalderos, si bien yo los he usado más de blusón, con pitillo.
    Nunca pasará de moda mientras haya chicas con buenas piernas, como las hay y habrá.
    Un beso Clara

  27. Manolo 10 julio, 2012 at 10:30 #

    Me ha encantado escuchar la canción de Manolo Escobar. Es para tirarse de risa. Qué blog más simpatico.

  28. Marta deCandela 10 julio, 2012 at 10:24 #

    Curiosa historia!! … una de las prendas que jamás pasarán de moda.
    Enhorabuena una vez más por el artículo Clara!!
    besos, Marta

  29. Gloria Bendita 10 julio, 2012 at 9:04 #

    Pues a mi me gusta mucho, ha sido una prenda muy utilizada en mi vida, creo que me la empece a poner a los 16 años , me compre una en París y aunque las personas miraban un poco escandalizadas en mi tierra, Ponferrada, yo estaba genial y quizá sería PURA ENVIDIA, por que me quedaba super bien. Todavía me pongo alguna, ya no es lo mismo que con 16 pero todavía la defiendo..jajjaja

    • inmaculada sancho 10 julio, 2012 at 16:36 #

      Di que sí, a mí también me quedan de escandalo, jajajaja. Eso sí, hay que mirarse al espejo y si la cosa no nos queda bien, optar por otra prenda.

      Viva la mini!! Y que cumpla muchos más!

  30. Alejandro Reche Selas 10 julio, 2012 at 0:24 #

    Chanel como el perejil, en todas las salsas jejjejeje,excelente artículo Clara ah, y soy defensor de la minifalda no de los “cinturones anchos” que veo a veces por la calle incluso en invierno por la noche

  31. Gema 10 julio, 2012 at 0:11 #

    Que historia más curiosa.

Leave a Reply