UBRIQUE, EL FUTURO YA ES VUESTRO

por Clara Guzmán

He vuelto a ir a Ubrique y he vuelto a comprobar que el entusiasmo de sus habitantes es el que mueve la industria de la piel, que es de la que vive prácticamente todo el municipio. El sector factura al año 100 millones de euros en exportaciones y da trabajo a unas 5.000 personas de forma directa en el conjunto de la Sierra de Cádiz. Entusiasmo en sus petaqueros, entusiasmo en sus empresarios, en sus creadores y en los hacedores de Movex, el centro tecnológico de la piel en Andalucía. Tradición e innovación se dan la mano, al compás de los tiempos. Una cultura que se transmite de padres a hijos y que ahora también esta en el punto de mira del mundo gracias a fusionar vanguardia y artesanía.

Me habían invitado a una de las mesas de reflexión que jalonaron la última jornada de este encuentro entre los medios de comunicación y la realidad de un sector pujante en Andalucía. Organizado por la Fundación Movex (www.movexct.com) el Ayuntamiento de Ubrique, a cuyo frente está la socialista Isabel Gómez García y por la Diputación de Cádiz, que preside Irene García Macías, también del PSOE. Bautizado con el nombre de “Leather Connection”, hubo realmente conexión entre todos los sectores implicados, sin olvidarnos de los ubriqueños, que son los que mantienen vivo el legado de sus mayores.

De Ubrique sabemos que es donde se realizan la mayoría de los bolsos de las firmas más punteras de lujo del mundo. Una labor que suele quedar en el anonimato por los contratos de confidencialidad que firman las distintas empresas autóctonas, aunque es un secreto a voces. Pero en esta singular localidad, perteneciente a la ruta de los pueblos blancos, hay también muchos otros atractivos, además de ir a comprar artículos de piel de calidad. Así nos lo puso de manifiesto la guía Cristo Pérez de la empresa Camenae (www.camenae.es). Fue un lujo tenerla de cicerone en la enriquecedora visita al casco histórico. Una oferta turística de campanillas. Os lo aseguro.

Previamente, Maribel Lobato nos había enseñado el Museo de la piel, ubicado en un antiguo convento de los capuchinos, que data del siglo XVII. Con su contagiosa pasión, nos fue desgranando los orígenes de esta industria, cuyos conocimientos e incluso herramientas han pasado de padres a hijos. Y nos dejó asombrados al contarnos cómo se cosía a puntadas milimétricas con una aguja realizada con una de las cerdas del cogote de un jabalí. Nos alertó de la necesidad de diseñar pensando siempre en la funcionalidad y nos mostró el “Gerniubrique”, un cuadro que explica la historia de la industria de la piel en Ubrique, basado en el Guernica de Picasso.

“La pequeña marroquinería es la columna vertebral del oficio”, nos dijo Juan Enrique Gutiérrez, director de la Escuela de artesanos de la localidad, a la par que nos enseñaba sus instalaciones. Fundada hace siete años con el objetivo de dar formación a los jóvenes, cuenta en la actualidad con doce alumnos por curso. La formación fue uno de los temas de reflexión de las mesas de debate, que se instalaron en la plaza del Ayuntamiento de Ubrique, y en la que tuve el honor de participar. Pero también se reflexionó sobre “Ciencia versus empresa”, “Lo local y lo global” y “El cine y la moda”, mientras un numeroso público seguía con suma atención las distintas intervenciones.

“Leather Connection” fue clausurado por la alcaldesa, tras la intervención, además, de distintas actuaciones, como las ilustraciones sobre pieles de @little_exhibition con música de fondo de Xite&C0. “Rumba canalla” fue la encargada de poner el broche final festivo. En el encuentro se puso de manifiesto la necesidad de comunicar y establecer sinergias entre empresarios, medios de comunicación, industria y creadores. La posibilidad de estimular con salidas profesionales a los jóvenes que optan por el oficio; seguir invirtiendo en progreso y dar continuidad a estos foros de debate para divulgar por todo el mundo, gracias a las nuevas tecnologías, que Ubrique está a la vanguardia en el sector de la piel. El futuro ya es vuestro.

Entradas relacionadas

1 comentario

Nuria López 6 junio 2022 - 16:24

Hola. He ido dos veces a Ubrique y me ha encantado el pueblo. Me compré algunas cosas, pero me gustó mucho el paisaje y la gente. Me alegro que les vaya muy bien. Es un buen síntoma para posicionarnos en el mundo. Saludos desde Alicante.

Responder

Deja un comentario

diecinueve − 18 =