ROBERTO VERINO: LEGADO DE MODA

por Clara Guzmán

Estuve en Madrid en la presentación de “Legado”, la colección de esta primavera-verano de Roberto Verino (@robertoverninooficial) y, claro, evoqué aquéllos años ochenta, cuando la moda española estaba en su apogeo. O eso creíamos. Creíamos, porque luego nos dimos cuenta que se había empezado la casa por la ventana, con muy buena intención, por supuesto. Pero por la ventana. El flamante gobierno socialista de 1982 quiso darle un empujón al sector y no reparó en que la producción y la distribución eran sus talones de Aquiles.

No obstante, de aquellos años nos queda un buen legado. Y así precisamente se llama la colección del gallego de Verín, Manuel Roberto Mariño, que quiso llevar el nombre de su pueblo por el mundo. Y ahora una pregunta, ¿quién no tiene una prenda en su armario de Roberto Verino? Pero de hace años, desde hace incluso décadas. Veo muchas manos levantadas. La mía, una de ellas. Y ahora vamos a preguntarnos el por qué. No hay más ciencia ni secreto que porque son prendas de calidad, muy alejadas de esas de usar y tirar que han cautivado a una buena parte de los consumidores.

Los que me conocen saben que suelo escoger prendas duraderas. Me anticipé a la moda sostenible, aunque también tengo piezas, pocas, de las grandes cadenas. Una de ellas me está durando más de lo previsto. Claro que ya los precios en este tipo de tiendas de moda no son tan económicos, aunque la calidad continúa siendo dudosa. Volvamos a Roberto Verino (www.robertoverino.com) y a toda una hornada de diseñadores, los pioneros en desfilar en Cibeles, en Gaudí… Ellos acostumbraron a los españoles a valorar la moda, a respetar el trabajo de un sector muchas veces tenido por frívolo y a vestir piezas que luego, como hemos comprobado en muchos casos, han heredado las hijas e incluso las nietas de aquéllas mujeres que apostaron por la calidad y el diseño español.

“Legado” es una colección sin apenas artificios, esos que a veces ocultan la carencia de oficio. Con prendas duraderas, muy ponibles, ese adjetivo tan usado y no reconocido por la RAE, y sobre todo susceptibles de que cada uno las adapte a sus gustos, a su fisonomía y a su momento del día. Roberto Verino nos da la opción de “crear” nuestro propio estilo, además de hacérselo crear a nuestros herederos. A todos aquellos que con los años reciban este “Legado” y además sin pagar impuestos de sucesiones. Bueno, toquemos madera. A ver si vamos a estar dando ideas…

Me consta que en Sevilla hay muchos clientes fieles a Roberto Verino. Clientes que han seguido el desarrollo de su carrera en el sector de la moda. Clientes que esperan, bien en la tienda de la calle Rioja o en El Corte Inglés, las nuevas colecciones. Esperan para hacer esa inversión duradera que les va a permitir tener una buena pieza en su armario y con los años verla lucir a su hija e incluso a su nieta. Roberto Verino les ha venido a dar la razón al titular esta colección de primavera-verano con el nombre de “Legado”. Una oda a la voluntad de contribuir a un mundo más amable, más sosegado, donde se hagan prendas primorosas y donde la prisa no aparezca en ninguna lista de invitados.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

20 − diecisiete =