ZAPATOS PLA PARA PAPÁ

por Clara Guzmán

Conocí a la firma Pla (pla.org.es) a través de la agencia de comunicación de moda @finallypress. Me llamaron la atención sus diseños, pero sobre todo la filosofía que encerraba. Una filosofía que entronca con la defensa y el cuidado del medio ambiente. Su alma mater es Irene Peukes, cuyo lema para sus zapatos y ropa es “Más manos, menos máquinas”. Humanizar un sector, la moda, que últimamente está en el punto de mira por ser la segunda industria más contaminante del planeta por detrás del petróleo.

Hay quien puede ver un tanto contradictorio que con estos mimbres tan defensores del medio ambiente digamos que los zapatos Pla son el regalo idóneo para el Día del Padre. Pero, como comprar vamos a comprarle algo porque todos los padres se lo merecen, tomemos buena nota de esta propuesta sostenible. Sobre todo si tenemos en cuenta lo que dicen las estadísticas a pie de calle. A saber: los progenitores están un tanto saturados de corbatas, colonias o pijamas; o sea, de los regalos socorridos de última hora, cuando lo que se merecen es atención y cuidados.

Los zapatos Pla son diferentes, especiales y muy cómodos. Tienen un diseño orgánico y sus materiales son sencillos. Además es la constatación del hecho de que es posible fabricar de otra manera. Los Pla se hacen a mano con una sola trenza de yute trenzada por artesanas de Bangladesh. El yute es un material resistente, sostenible y de vital importancia económica para muchos pequeños agricultores del país. Tanto las artesanas como los agricultores que participan en la elaboración de los zapatos Pla lo hacen a través de Cáritas Bangladesh que funciona según el Código de Prácticas de Comercio Justo.

Finalmente, los zapatos se terminan en Mallorca. En esta isla se elaboran las suelas, que se unen a la parte elaborada con yute por zapateros artesanos locales, que rematan de esta manera un proceso cien por cien manual. Los zapatos están disponibles en varios colores y su precio es de 105 euros. Es un calzado único realizado a mano con materiales naturales, respetando los derechos humanos y laborales de las personas que trabajan en este proyecto. Pero también respetando el tan castigado medio ambiente.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

diecisiete − dieciseis =