MARÍA PALOMO, LA DISEÑADORA QUE AMA SU OFICIO

por Clara Guzmán

“Para ser un buen diseñador tienes que ser un buen patronista y conocer los tejidos. Soy más bien prototipista, no coso. Sé montar una prenda, pero no me he desarrollado como costurera”. Quién así habla es María Palomo @mariapalomocouture, la diseñadora que ama su oficio. Estamos en su taller, en el corazón de Triana (Sevilla), en la calle Pureza, 44. Aquí vienen las novias, las madrinas, las invitadas, porque saben que es una firma de diseño artesano; artesanos de la confección, donde todavía se entola y los bordados se pegan manualmente.

María Palomo estudió ciencias puras, quería hacer Medicina, pero es una creativa nata. En su familia hay pintores, tallistas, por eso dibujar a mano alzada es un don que está en su ADN. Sus padres son de Cazalla de la Sierra, pero Aragón, concretamente Binéfar, es su segunda tierra. Volvió a Sevilla a estudiar en Goymar y entonces, a los 19 años, empezó una carrera que la llevó a abrir su taller en plena crisis económica hace casi una década. Y aquí sigue vistiendo a todas esas mujeres que quieren ir elegantes pero no disfrazadas, “para que cuando se vean dentro de diez años se sigan entusiasmando”.

Dice María Palomo (mariapalomocouture.com) que hay una gran confusión entre el patronaje artesano y el industrial. “En la ropa a medida artesana hay que hacer una glasilla, que sólo es para esa persona. Mi fuerte es crear delante del espejo y en la medida cualquier duda la resuelves así. Los detalles son los que marcan la diferencia y los que hacen exclusivo el traje. Las diseñadoras sabemos las necesidades de la mujer, por eso es tan importante que se pongan en nuestras manos: Hay que comer, ir al baño…, cuestiones que a veces los hombres pasan por alto”.

Le pregunto a María Palomo sobre el secreto de un traje de novia y es rápida en contestar. “Debe tener buena planta y buena confección. Que el pecho y las mangas queden impolutos. Pero para hacerlos con calidad tienes que estar muy especializada en novias. Son tejidos diferentes, así como los de madrinas e invitadas, y eso requiere de un aprendizaje. Yo llevo diez años estudiando los tejidos”. Entonces le digo que Lorenzo Caprile tiene su misma filosofía y me reconoce que no lo sabía.

Y al hilo de las tesis del modista, le comento algunos de sus consejos. “Es verdad que, en mi caso, las novias se dejan asesorar, pero yo también recomiendo que vengan solas o con su madre o hermana. Nadie más. Una vez estudiada su fisonomía y su idea para que ese día brille con luz propia, nos ponemos en marcha”. Y al momento reconoce el gran trabajo de su equipo. “Lo tengo muy considerado y fidelizado”. Seguimos hablando de la llamada moda lenta, la traducción del término “slow fashion”, en la que se engloba su firma. “El patrón, la confección y el tejido son las bases en las que nos apoyamos. La moda lenta, al no estar hecha de forma rápida, dura toda una vida”.

Reconoce que es imposible educar a la gente en la moda lenta. La moda sostenible, otro término que se usa mucho ahora, sería comprar moda más cara y mejor. Antes se le daba la vuelta a los trajes, a los abrigos, pero era debido a la gran calidad de los tejidos”. María Palomo es además una mujer muy activa en las redes sociales, inquieta y preocupada por todo lo que le rodea, en especial por su ciudad y la comunidad en la que vive. “Ser humilde para poder aprender”, fue el mejor consejo que me han dado. Y me lo dio mi padre”.

Como colofón a la entrevista, me cuenta que sería interesante crear una buena base de industria de la confección en Andalucía. “Sería una infraestructura desde las instituciones. Andalucía es un gran potencial, pero a nadie se le ha encendido la luz. Sería conveniente crear en los institutos módulos de confección dirigidos a las empresas de moda, porque la moda andaluza tiene varias vertientes, no sólo es la flamenca. Con una buena infraestructura, como tienen por ejemplo en Galicia, podríamos exportar nuestros productos, que están dotados de una excelente calidad”.

Entradas relacionadas

6 comentarios

María 18 febrero 2020 - 21:46

Muchas gracias por tus palabras Aurelia, Clara ha sabido plasmar lo que es mi gran vocación.

Responder
Paty 17 febrero 2020 - 20:08

Calidad es lo que desprenden estos diseños. Que delicadeza y perfección, de admirar en estos tiempos en los que cunde, si se me permite decir, tanta chapuza.
Animo a María Palomo a que siga deleitándonos con sus magnificas propuestas y a Clara a que continue compartiéndolas con nosostros en este renovado y magnifico Blog. Aplausos para las dos.

Responder
Clara Guzmán 17 febrero 2020 - 20:16

Buenas tardes, Paty. Muchas gracias por tus palabras. Es verdad, María Palomo es muy perfeccionista, como se puede apreciar en sus prendas, que son muy valoradas por su amplia clientela. Saludos desde Sevilla.

Responder
María 18 febrero 2020 - 21:44

Muchas gracias por tus palabras Paty, todo lo que hacemos es desde la seriedad y amor a nuestro trabajo, hay mucha dedicación detrás.

Responder
Aurelia Medina 17 febrero 2020 - 13:29

Buenos días,
TELADEMODA siempre enseñando las buenas cosas que se hacen por el mundo. Es un placer visitar este blog y disfrutar del trabajo bien hecho, tanto por parte de la periodista, como por los profesionales a los que presenta.
En este caso los trajes de novia se aprecian impecables y saber, por parte de la autora, de la forma que estén hechos, el mimo y el detalle con los que se confecciona, les añade un gran atractivo.
Gracias y que veamos muchos más.
Saludos cordiales
Aurelia Medina

Responder
Clara Guzmán 17 febrero 2020 - 13:37

Buenas tardes, Aurelia. Muchas gracias por tus palabras. Te hubiera encantado estar en el taller de María Palomo porque sé que tú también valoras las prendas bien hechas. Fuiste durante muchos años la mano derecha de Pedro del Hierro y sabes de lo que estás hablando. Saludos desde Sevilla.

Responder

Deja un comentario

6 + 16 =