ROPA DE CAMPO LANZA LA LÍNEA VILLALÓN

por Clara Guzmán
Foto: Fernando Salcedo

Ahora que tanto se habla de artesanía, incluso de tradición e innovación, que son los dos perfectos aliados para que el arte de trabajar con las manos evolucione, mi blog telademoda se hace eco de una primicia: el lanzamiento por parte de la firma “Ropa de campo” (www.facebook.com/MGRopaDeCampo) de la línea Villalón. Una serie de prendas destinadas a los garrochistas, inspiradas en las utilizadas a principios del siglo XX, pero adaptadas a las necesidades actuales. En el espléndido reportaje del fotógrafo Fernando Salcedo, las viste Jerónimo Sánchez de Ibargüen Damas, experto en esta disciplina y embajador de un estilo rescatado, entre otros, de sus antepasados directos. “Ropa de campo” es la última marca de una auténtica entendida en moda, no sólo en la aguja y en el dedal, sino en su faceta investigadora, la sevillana Margarita González Fernández.

Foto: Fernando Salcedo

Foto: Fernando Salcedo

Estamos en su amplio, pero acogedor taller ubicado en un pueblo cercano a Sevilla. A Margarita González Fernández muchos de mis lectores la conocen por ser la creadora de firmas como “Baelo Claudia”, de costura a medida o “Callejuela”, de trajes y complementos de flamenca, de los que en la actualidad hace pequeñas colecciones y encargos. “Ahora hago lo que de verdad me gusta y que he registrado con el nombre de “Ropa de campo”, (@mgropadecampo). Visto a la amazona en sus distintas vertientes: a la vaquera y a la goyesca; a los jinetes de todas las modalidades y en estos momentos hemos lanzado la línea Villalón, destinada a los garrochistas, para que puedan ejercer con soltura una de las actividades más ancestrales del campo. Una línea muy actual, pero sin perder la esencia”.

Foto: Fernando Salcedo

Foto: Fernando Salcedo

Entonces me cuenta la génesis de las prendas Villalón. “Estábamos en el cortijo “La Rana”, propiedad de Ignacio Sánchez de Ibargüen Benjumea, cuando su hijo Jerónimo Sánchez de Ibargüen Esquivias, me comentó que por qué no creaba una chaqueta para la garrocha, que evitara todas las molestias que origina la clásica. Sobre todo, los hematomas que aparecen en la piel, al hacer la presión sobre la res para comprobar su bravura y embestida. A partir de entonces empecé a dibujar sin salirme del canon y a ver fotografías. La documentación es muy importante para mí, me acompaña en cada trabajo que realizo. Vi imágenes del torero Joselito El Gallo; del bisabuelo de Jerónimo Sánchez de Ibargüen Damas, Jerónimo Villalón-Daoíz Halcón y de su hermano Fernando. Sí, el escritor de la Generación del 27, que también fue un consumado garrochista”.

Foto: Fernando Salcedo

Foto: Fernando Salcedo

“Como profesional de la costura, he hecho mi aportación para solventar todos los problemas que tenían con las prendas, pero quien tuvo la idea y la bautizó con el nombre de Villalón fue Jerónimo Sánchez de Ibargüen Esquivias. Además, me cedió una foto de su padre en una acometida de la garrocha para crear el original forro que llevan todas las prendas”. Margarita me cuenta que hace costura para caballeros, que le encantan muchos aspectos de la sastrería tradicional, pero que ha descartado otros y los ha transformado. Conocedora minuciosa de los tejidos, al igual que Lorenzo Caprile ha pasado cientos de horas en las fábricas viendo el proceso de cada uno de ellos. “Las telas de estas chaquetas, como las de mis otras prendas, son en algunos casos antiguas, procedentes de fábricas que han cerrado o que no existen ya por diversos motivos. Otras, son de mi colección particular y el resto de producción continua en Escocia, Italia, Alemania, Inglaterra, Australia y España”.

Foto: Fernando Salcedo

Foto: Fernando Salcedo

“En resumen, pañería, lanería y terciopelo. Estudio cómo está hecho cada tejido para ver cómo responde en determinadas situaciones. Cuando un jinete da un impacto con la garrocha, la chaqueta puede llegar a romperse si la tela no tiene la consistencia suficiente”. A continuación, Margarita nos describe las prendas que ha creado para esta nueva línea. “Hay una chaqueta y un chalequillo de escote alto para el invierno, mucho más confortable, al proteger el pecho del frío, ya que en un corredero se pueden alcanzar los 60/70 kilómetros por hora. El escote será sensiblemente más bajo en los de verano. El jinete se suele ceñir un pañuelo alrededor de la chaquetilla para que no se mueva en las acometidas, pero nosotros hemos añadido una presilla de botón a botón para evitar que se abra y dificulte el movimiento”.

Foto: Fernando Salcedo

Foto: Fernando Salcedo

Dice Margarita que a la chaqueta Villalón se le ha despojado de la botonadura de la manga y en su lugar lleva un remate en terciopelo o un pespunte alrededor. “Los parches que amortiguan el impacto, debajo del brazo y en la zona del pecho, donde se apoya la garrocha, están puestos entre el forro y la tela. En el exterior llevan una cadeneta de adorno, rodeándolos. Otro modelo que he lanzado es un chaquetón largo, a la altura de la cadera, con dos aberturas laterales a ras de la montura. Está guateado por dentro y en el exterior lleva parches de piel de ante. En total he creado seis piezas emblemáticas, tres de invierno y entretiempo y otras tantas de verano. Lo mío es artesanía pura, una costura lenta, a la antigua, y con las características de todas las prendas que rescatamos de finales del XIX y principios del XX”.

Foto: Fernando Salcedo

“Creo que sí, que la gente aprecia mi trabajo, pero no todo el mundo puede pagarlo. Desgraciadamente hay una competencia brutal con las grandes tiradas, pero quienes vienen a mi taller buscan este tipo de prendas. Cuando las prueban ya no las dejan. En estos momentos estoy haciendo prendas sin fecha: marselleses, pellizas, chaquetones, piezas relacionadas con el campo, aunque se usen también en la ciudad. Me llaman para interesarse por mi costura no sólo de Andalucía, sino de Castilla, Galicia, Bilbao o la zona de Levante… Suelen ser profesionales del campo e incluso de otros ámbitos, pero aficionados a estas actividades”. Para Margarita, el campo tiene su esencia, un señorío y un trato especial en la indumentaria. “Desde los cortijos a los palacios, siempre se ha vestido a todo el mundo con mimo. Es una ropa muy elaborada y con mucha distinción. Con mi marca lo que pretendo es aportar mi granito de arena a la elegancia que ha caracterizado siempre a estas prendas y que vale la pena cuidar y mantener”.

Entradas relacionadas

6 comentarios

Eva Nuria Sanchez 15 febrero 2023 - 10:20

Hola a todos. No leo muchos blogs, pero telademoda está entre ellos. Unas veces me gustan más y otras menos lo que saca, pero hoy estoy feliz. Qué ropa de campo tan preciosa y tan bien hecha. Los felicito a todos.

Responder
Clara Guzmán 15 febrero 2023 - 10:22

Buenos días. Muchas gracias, Eva Nuria. Es un honor que mi blog esté entre sus elegidos. Margarita González, la creadora de esta firma, es una gran profesional y eso se ve a la legua. Saludos desde Sevilla.

Responder
Ropa de Campo 15 febrero 2023 - 11:08

Muchas gracias, Eva Nuria, es muy agradable que se reconozca y pondere nuestra labor en el oficio de la sastrería para jinetes y amazonas.

Responder
Clara Guzmán 13 febrero 2023 - 18:14

Buenas tardes, Isabel
Muchas gracias por su comentario y por leer telademoda. Estoy totalmente de acuerdo, son prendas espectaculares, donde se nota a la legua el oficio de su autora. La artesanía es tradición e innovación caminando de la mano. Saludos desde Sevilla.

Responder
Isabel Duque Salas 12 febrero 2023 - 18:23

Espectacular tanto la ropa de campo como la fotografía. Dan ganas de volver a vestirse de corto para esta Feria.
Las telas y hechuras de las prendas, recuerdan tiempos pasados donde la elegancia al vestir era condición para pasear por El Real.

Responder
Ropa de Campo 15 febrero 2023 - 11:10

Muchas gracias, Isabel. Nos encantará verte a caballo en la Feria, y más aún si te hacemos nosotros el traje de corto.

Responder

Deja un comentario

doce − 5 =