LEBOR GABALA, UN VERANO A CROCHÉ

por Clara Guzmán

Que la artesanía está al alza es una verdad irrefutable. Y qué alegría que se valore lo hecho a mano, con paciencia y esmero, en contraposición a lo realizado en serie con la prisa como estímulo mercantil. Lebor Gabala (www.leborgabala.com), la firma de la diseñadora Maite Muñoz, ya nació con la filosofía de apostar por lo manual. Una tendencia que este verano va a arrasar en las calles de este mundo globalizado. Se va a llevar el croché o ganchillo mucho más que en temporadas anteriores, que ya apuntó maneras de permanecer entre nosotros. Es verdad que el hilo conductor está en la nueva mentalidad de utilizar materiales más sostenibles, así como en la recuperación de técnicas artesanales y tradicionales. En esas ansias por ir a la búsqueda del tiempo perdido.

El término crochet viene del francés y significa “gancho pequeño” en clara referencia al ganchillo o herramienta de madera, metal o materiales sintéticos con el que se trabaja el hilo o la lana. También se denomina croché y ganchillo. Este tipo de punto lo vamos a ver esta temporada en distintas prendas de Lebor Gabala. Algunas las traemos hoy a telademoda. Jerséis, vestidos, “tops”, faldas o pantalones. Piezas que transmiten una sensación de espíritu libre y desenfadado, ese con el que queremos pasar las vacaciones. Merecidas o no. Una tendencia que recuerda a los desinhibidos años sesenta y setenta del siglo pasado, cuando la filosofía “hippie” se instauró en las modas y en los modos para hacernos sentir más libres.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

5 × dos =