LEBOR GABALA, UN INVIERNO ÉTNICO

por Clara Guzmán

Ya empezamos a ver los cambios que nos ha traído la pandemia. Cambios, por ejemplo, a la hora de presentar las colecciones. Lebor Gabala (leborgabala.com) lo acaba de hacer en formato “fashion film” en retransmisión en “streaming”, a través de la página web de 080 Barcelona. Su propuesta para este otoño-invierno 20/21 se ha exhibido en un desfile en los jardines del Recinto Modernista de Sant Pau, en la Ciudad Condal. El otro cambio es la tendencia.



De entrada, profusión de pantalones, recogimiento en unos diseños prácticos. Sí, funcionales, sin perder la esencia de la Casa, pero muy cercanos al ambiente que se respira en todo el mundo. La globalización nos unifica tanto para lo óptimo como para lo pésimo. La moda es un reflejo de la sociedad de cada momento y cubrirse, no sólo por la climatología, es un indicio de tiempos complejos, de falta de libertades y de endeblez económica.



Pero también es una vuelta a lo auténtico, a la artesanía, a esa moda lenta, alejada de las prisas por hacer y por consumir que han presidido los últimos tiempos. El reposo de la moda después de la batalla por ganar el cetro de lo visto y no visto en el armario. “Etnias” es el nombre de esta colección con la que se pretende homenajear a las tradiciones textiles de esas comunidades que siguen trabajando con técnicas ancestrales prendas de abrigo y mantas.



Por ejemplo, un jacquard de formas geométricas, muy característico de determinadas etnias. Pero también estampados florales bicolor, en ponchos y abrigos, despojando a las prendas de ese aire formal que parece ser inherente al invierno. Lebor Gabala (@leborgabala) no se olvida del punto, uno de sus tejidos insignia desde la creación de la marca. El cachemir, la lana baby, la alpaca y la seda también forman parte de esta colección en todas sus versiones.



Los colores, menos el crudo y el blanco roto, son oscuros. Es cierto que asociamos los tonos apagados a los meses de frío, pero últimamente, estaban siendo desbancados por los alegres. Las circunstancias mandan y no está la Magdalena para tafetanes (Pérez Galdós dixit). Así que, al menos en Lebor Gabala, veremos mucho verde militar, kaki, marrón, gris marengo y gris antracita, un tono no tan intenso pero con un nombre más sofisticado.



El estampado de camuflaje, que sigue en alza, quizás porque los tiempos no son los más adecuados para salir directamente a escena, será junto con los jerséis descomunales (“oversize”) trabajados con trenzas, los imprescindibles de la temporada. Lebor Gabala es una firma hecha en casa, “made in spain”, a cuyo frente está la veterana en estas lides Maite Muñoz, quien cuenta con el apoyo de su hermana Nuria, directora financiera, y Aída Gascón, directora de operaciones. Sus prendas son intemporales, prácticas, femeninas y muy acordes para la mujer de hoy: doctora “honoris causa” en multitareas.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

9 + seis =