FABIOLA: “NECESITAMOS MENOS COLECCIONES PERO DE MAYOR CALIDAD”

por Clara Guzmán
Foto: © @inmapuchal

Fabiola García-Liñán, (www.fabiola1987.com) cordobesa afincada en Sevilla, con una larga trayectoria como diseñadora de moda flamenca, lencería y más recientemente de fiesta y novia, hace balance de las secuelas que en el sector va a dejar el Covid-19. Con su carácter “senequista”, dice que algunas cosas buenas va a traer este desastre llamado pandemia. “El mundo de las colecciones de moda, en los últimos tiempos, me recordaba a esas personas que no paran de hablar y al final no dicen nada interesante. Los silencios son necesarios y la moda no escapa de esto. Menos colecciones de mayor calidad y más originales. Las mentes creadoras necesitan reflexión”.

Foto: © @inmapuchal

“Pero también creo que hemos aprendido a reconocernos como personas; hemos dejado de ser gente. Me ha encantado descubrir que hay muchas personas empáticas que han dado hasta la vida por los demás. He aprendido muchísimas cosas, pero preferiría haberlas aprendido sin tantas vidas perdidas y tantos puestos de trabajo arruinados. Y por último, he aprendido también que no se puede tener “cualquier gobierno”, que nos jugamos mucho”. En febrero de 2020 presentaba aquí, en telademoda.com su firma Posidonia, de trajes de fiesta y novia, que hoy ilustran esta entrevista, con joyas de @joyeriachico y complementos de @tolentinohatsoficial. Un mes después, nos confinaban. ¿Cómo se encaja este contratiempo?

Foto: © @inmapuchal

Foto: © @inmapuchal

“Fue un durísimo golpe. También mi colección de flamenca se quedó en un limbo. Lo peor, la incertidumbre. Todo mi negocio está vinculado a la fiesta, a personas que se relacionan entre sí. Ver gran parte de mi colección Posidonia colgada en el perchero de mi tienda aún me causa dolor. Tiene que salir, cobrar vida, ser lucida, por eso estoy organizando una venta especial con citas, bien a través del teléfono 683147379 o por mi correo electrónico (fabiola@fabiola1987.com). Me encanta atender personalmente, orientar a la clienta y mucho más con esta colección super exclusiva de prendas únicas”. 

Foto: © @inmapuchal

En aquella fecha, Fabiola (@fabiola1987oficial) nos contaba que había descubierto que era capaz de hacer moda, no sólo flamenca, pero llevamos dos años con este sector devastado, ¿volveremos de otra forma a los volantes y a los lunares? “Personalmente veo el sector de otra manera. Se trata de entender que nuestra moda flamenca está destinada a ser vendida en poco más de cuatro meses. Hay que adaptar toda su estructura a esta circunstancia. Hay que evaluar también con rigor los costes de crear las colecciones con respecto al volumen de ventas. Es un sector dominado por artistas y se deja a un lado algo muy importante: que se trata de una empresa, de un negocio. También es imprescindible profesionalizarlo. Que poco a poco vaya desapareciendo la economía oculta que lo invade”.

Foto: © @inmapuchal

Sobre la tan traída y llevada sostenibilidad, que es el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social, dice que es un ideal. “A veces se mezcla la ideología y la política y se ralentizan los mejores proyectos. El tema medio ambiental da para varias entrevistas, con la incongruencia por bandera. Y el despilfarro en alimentos y ropa de vestir de baja calidad no me cuadra mucho con esta filosofía.” A Dios rogando y con el mazo dando”, decía mi padre en estos casos. Queda mucho por hacer”. Pero está de acuerdo en la tendencia de apostar por la calidad frente a la cantidad.

Foto: © @inmapuchal

“Creo que es una tendencia cultural, de sabiduría, información y conocimiento. Hace falta apostar por la cultura en nuestra sociedad. Tengo prendas de hace muchos años que siguen estando en primer lugar en mi armario: bonitas, de calidad y que me sientan bien. Tengo fe en que esta tendencia se afiance”. Y sobre la marca España, ella que diseña y fabrica “made in Spain”, es contundente. “Creo que la marca España está bien vista en el exterior en sectores como el de la moda o la restauración. Pero aún nos falta vendernos mejor. Aún necesitamos promocionarnos mucho mejor. El problema está en nosotros, no en los demás. Necesitamos más seguridad en nosotros mismos”.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

dieciseis − cinco =