PATRICIA BUFFUNA: PARA PONERSE SUS SOMBREROS

por Clara Guzmán

Foto: © Antonio Bosch

He quedado con Patricia Buffuna (patriciabuffuna.com) en su tienda-taller de la calle Don Alonso el Sabio, 8, de Sevilla, y de no ser por la mascarilla y la distancia física que nos ubica en el primer año Covid del planeta, podríamos estar en otro tiempo. En un tiempo más sosegado, donde la artesanía tenía la autoridad moral que da un oficio de solera. Patricia Buffuna (@buffunahats) se define como sombrerera, porque su trabajo aúna la artesanía y la creatividad. Pero además se considera una persona austera, ajena a las fiestas y a la vida nocturna.

Foto: © Antonio Bosch

Los sombreros los usa por funcionalidad. En verano, para mitigar el calor y en invierno, para protegerse del frío. Eso no le impide ni ser una gran profesional ni poseer una interesante colección de sombreros de los años 30 y 40 del siglo pasado. Son, junto a la ropa antigua, su fuente de inspiración. “Descubrí a un sombrerero sevillano apellidado Benítez; no, Tony Benítez no es, que tenía unas piezas maravillosas. Algunas las compré en El Rastro y otras en el mercadillo del Charco de la Pava”.

Foto: © Antonio Bosch

“El material es fundamental en un sombrero; es la base, además de que tenga una forma limpia en su diseño. Los chinos han copado el mercado de la rafia y se ha degradado. En Sevilla, tenemos un clima nada propicio para llevar sombrero. Hace frío por la mañana y luego calor, ¿qué haces entonces con el sombrero? Aunque cada vez hay mas señores con sombreros de Panamá en verano y gorras todo el año, fundamentalmente los calvos. Claro que los tocados para novia están en auge”.

Foto: © Antonio Bosch

“Pero también los sombreros en bodas de invierno, como los casquetitos y tocados. Las boinas y las gorras fueron la bomba el año pasado, pero el Covid 19 ha desbaratado todo. Con la mascarilla y el sombrero apenas se nos ve la cara y además hay un vuelco en el consumo. Ahora todo gira en torno a la casa, en rodearnos de cosas bonitas y en estar cómodos todo el tiempo que pasemos en ella. Es verdad que hemos hecho algunos encargos a medida para bodas, que ahora son más íntimas, pero el sector se está resintiendo”.

Foto: © Antonio Bosch

Cuando Patricia habla en plural es porque se está refiriendo a Antonio Bosch, su marido, una suerte de hombre del Renacimiento. Estudió Fotografía en Valencia, era librero y ahora sombrerero. “Siempre está maquinando hacer cosas diferentes; tiene gran capacidad para aprender y abrir caminos. Un sombrerero de Bollullos le enseñó a hacer sombreros de ala ancha que son muy difíciles de realizar. Se necesitan técnica, fuerza y destreza, y los hace perfectos. Él es ortodoxo y yo, heterodoxa, a la búsqueda de nuevas formas”.

Foto: © Antonio Bosch

Philip Treacy es para Patricia su sombrerero preferido. “Puso la sombrerería en el mapa, sobre todo la especial, la de las bodas. Sus piezas son una mezcla de creación, perfección y diseño”. Mientras me enseña cómo tiñe con los tintes Iberia de toda la vida y se siente orgullosa de su pericia para sacar colores, me recuerda su condición de autónoma. “Los políticos tendrían que ser autónomos la legislatura completa -me comenta con gesto serio- y así sabrían lo que es bueno. Están muy alejados de la realidad y en esta crisis lo han demostrado”.

Entradas relacionadas

2 comentarios

Africa L. Macho 14 noviembre 2020 - 19:59

Me encantan los sombreros y el trabajo de siempre artesanal, una belleza alguno que he visto, yo casi siempre llevo sombrero, aunque parezca anticuada soy una adicta a las boinas, no son sombreros pero es otra forma de arreglarse y darle valor añadido a tu vestimenta.
La semana próxima escribiré a una amiga que sabe de moda y tengo con ella una conversación pendiente para que vea el trabajo, entre otras cosas, de Patricia.
Enhorabuena a la creadora y gracias a Clara Guzmán por enseñarnos tanto con éste blog

Responder
Clara Guzmán 14 noviembre 2020 - 20:15

Buenas noches, África. Muchas gracias por leer telademoda. Eres muy amable. Me alegro que te gusten los sombreros -las boinas son muy favorecedoras- y sobre todo el trabajo artesanal.Patricia Buffuna es una artista y seguro que a esa amiga que sabe de moda le interesará mucho conocerla. Te agradezco también las palabras que me dedicas. Saludos desde Sevilla.

Responder

Deja un comentario

19 − 17 =