ERES Y SCHOLL CAMINAN JUNTOS

por Clara Guzmán

Aviso a navegantes de mi blog telademoda. Este artículo, post o entrada tiene muchos tintes nostálgicos. Desde niña a jovencita usé los zuecos Scholl que mi madre nos compraba a mi hermana y a mí en una tienda de Algeciras, porque a Ceuta llegaron mucho más tarde. Eran cómodos para nuestros pies, pero aquel chancleteo de madera ponía en guardia a vecinos y viandantes. ¡Qué me gustaban mis zapatillas Scholl rojas de cada verano!, aunque las llegaba a usar hasta incluso las navidades. Ahora leo que Eres, una firma francesa de baño y lencería perteneciente al grupo Chanel, y Scholl se han unido para lanzar una colección que ya está en mi punto de mira.

Esta colaboración tan usual entre firmas de prestigio, sobre todo a raíz de la pandemia, se ha creado exclusivamente para la X Exhibition de los grandes almacenes parisinos Le Bon Marché, donde empezaron a mostrarse el pasado 12 de febrero y estarán presentes hasta el próximo 24 de abril. Es una original colección de cuatro zuecos en chispeantes colores veraniegos, que aportan lo que todos necesitamos en los últimos tiempos: alegría. Cada zueco va revestido por la tela Peau Douce de Eres, la elegida por Marie-Paule Michelli, directora creativa de la firma de lencería. 

El objetivo, además de la alianza aunque sea momentánea, es divertirse y romper con los convencionalismos, que ya incluso se han instalado en la moda. No obstante, tanto Eres como Scholl son dos marcas del sector con reconocida trayectoria. Las originales sandalias o zuecos, cada uno elige la manera de designarlos, de Scholl, son intemporales y llevan en su recorrido el haber sido lucidos por famosas como Jennifer Aniston, Sean Shrimptom, Sarah Jessica Parker o la reconocida modelo Twiggy, cuando la moda todavía no había llegado a todos los rincones del mundo gracias a las nuevas tecnologías. Los zuecos se pueden llevar en casa, en la calle, en la playa. Son beneficiosos para los pies y los elegidos para esta colección son los Pescura, que fueron lanzados en los sesenta y luego revitalizados en este siglo XXI.


Entradas relacionadas

Deja un comentario

dieciocho − 16 =