CANADIAN CLASSICS, PLUMAS PARA EL FRÍO

por Clara Guzmán

Dicen que la pandemia nos ha cambiado. Yo creo que ha cambiado los usos y costumbres de los ciudadanos y sobre todo se ha despertado el interés por todas aquellas prendas que lleven el marchamo de ecológicas, recicladas; sostenibles a fin de cuentas. Cada día son más las firmas que se deciden a lanzar colecciones con esas características. A veces, porque las demanda el consumidor, pero generalmente es porque deciden contribuir a sanar, en todos los órdenes, el planeta.

Charo Martín, de la agencia de comunicación de moda @finallypress, me acaba de mandar información sobre los plumas de Canadian Classics (www.canadianclassics.it/en-ot/). Me gustan, tienen pinta de cómodos, acogedores, y el colorido alegra las estaciones más apagadas. Pero la sorpresa viene cuando leo que muchas de las prendas son sostenibles. A saber: los emblemáticos modelos Fundy Bay, Manitoba y Lanigan han sido realizados con materiales completamente reciclados.

Las fibras de tela, el acolchado e incluso las cremalleras y los botones proceden de botellas de plásticos que han sido recicladas mediante un proceso certificado. Sus chaquetas ultraligeras pueden considerarse completamente biodegradables. El relleno de plumas es ecológico, mientras que los tejidos y las cremalleras están fabricados con una tecnología específica. ¿Sorprendido?

La colección de este otoño- invierno cuenta con prendas en nylon y en tejido metalizado, en colores llamativos o en tonos más sobrios como el bronce, el azul y el gris. Hay plumas con estampado de estilo bandana y otros con efecto degradado. Es decir, una amplia gama para unas prendas de abrigo muy versátiles. Se pueden usar para caminar por la naturaleza, ir a trabajar o tomar un café al aire libre, antes del toque de queda.

Canadian Classics es una marca internacional que fabrica prendas de abrigo y complementos para el frío. Son ligeras y prácticas, pero muy cálidas, que es lo que necesitamos cuando bajan las temperaturas. Se suelen inspirar en el estilo de vida “cool” (o sea, en lo más de lo más) de las metrópolis canadienses, que requieren prendas cómodas hechas con materiales adecuados para actividades al aire libre y temperaturas muy gélidas.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

dieciocho − 1 =