ZURBAGOS, LOS ZAPATOS QUE ANDABAS BUSCANDO

por Clara Guzmán

Son artesanales, cosidos a mano, hechos en España y de construcción kiowa; es decir, que la piel da la vuelta por debajo de la planta del pie y quedan como un guante. Tienen un precio razonable y son muy estilosos. Empezó siendo una firma de zapatos masculinos, pero la alta demanda les hizo crear modelos para nosotras. Se llaman Zurbagos (zurbagos.com) y su artífice es Arcadio Cobo, (@zurbagos) al que le salieron los dientes en el sector del calzado de Elche, de donde dice que es la gente más emprendedora y valiente que ha conocido.

“Yo era un mal estudiante al que su padre lo puso a trabajar en su oficio y resultó ser un buen comerciante. Tenía dieciséis años y empecé como representante de calzado. Luego montamos un negocio de mayoristas y después una fábrica de zapatos en Elche. De esto hace más de treinta años, los mismos que hace que lancé una línea de calzado infantil “Miryam Mateo”; luego vendrían otras marcas como Zapricho, de mujer, y Zurbagos, de hombre. Exportábamos una barbaridad hasta que llegaron los chinos y fue imposible competir”.

Las circunstancias le hicieron dejar el negocio de los mayoristas para empezar a montar las tiendas con el nombre de su hermana, la conocida empresaria zapatera y ahora también “influencer” Nuria Cobo. (www.nuriacobo.com) “Estuve unos años con ella y también montando mis dos tiendas de Cádiz, “Cobo Zapatos”, pero se me ocurrió relanzar Zurbagos desde internet. Yo monté mi página web, soy el encargado de hacer el marketing, de llevar las redes sociales; vamos, un Juan Palomo, pero estoy feliz porque está siendo un éxito”.

Y tan feliz. Acaba de sacar al mercado un nuevo modelo para chica, una bailarina rock&roll, a la que ha bautizado con el nombre de “Rivoli”. “Se adaptan a tu piel como un guante y las hay en cuatro colores: azul zafiro, gris perla, buganvilla y nude, estos dos últimos tonos han sido a petición de mi hermana Nuria, (@nuriacobozapatos) cuyas seguidoras ya habían quedado encantadas con el primer diseño femenino que lancé”. “Empecé haciendo hombre, pero saqué un mocasín de chica en ante, el “Vendôme”, y tuve que reponerlo varias veces porque se agotó”.

Las propuestas de Zurbagos para chicas continúan. Dentro de una semana estará en el mercado un mocasín kiowa también en ante. “Es una piel muy versátil, aunque el secreto de un zapato está en la horma, en la flexibilidad de la piel y en que la planta esté acolchada. Zurbagos es una filosofía de vida. Es un calzado cómodo, casual, pero con estilo. Sí, el zapato que todos vamos buscando”. Como buen emprendedor, Arcadio Cobo reflexiona sobre la actual situación que estamos viviendo.

“Para recuperarnos de esta crisis económica que ha traído la pandemia, nos quedan dos años. En la moda habrá muchos cambios. Uno de ellos es que volveremos a producir en España y eso nos dará un respiro. Que las producciones serán más pequeñas; que mucha gente desaparecerá, pero que nacerán otras nuevas marcas, en las que habrá que tener en cuenta la simbiosis entre la experiencia y las ideas de los jóvenes. En lo que respecta a la venta “online”, hemos pegado un salto galáctico. Las tiendas, las que resistan, serán el escaparate físico de la compra telemática”.

Entradas relacionadas

3 comentarios

Clara Guzmán 5 julio 2020 - 20:18

Buenas tardes, Lucía. Muchas gracias por leer telademoda. Sí, es un calzado muy cómodo y además producido en España, donde tenemos grandes artesanos, Zurbagos, uno de ellos. Saludos desde Sevilla.

Responder
Lucía 5 julio 2020 - 19:18

Me encantan las manoletinas. Tienen pinta de ser cómodas y además originales en cuanto a los colores y al diseño. Enhorabuena por la trayectoria, por saber adaptarse a los nuevos tiempos y por la convicción de que hay que fabricar en España.

Responder
Arcadio Cobo 7 julio 2020 - 14:51

Hola Lucia. Las tendencias son imprescindibles para marcar el camino, pero esto no vale de nada si no te encuentras cómoda con tus zapatos. Buscamos la simbiosis entre estilo (muy importante en Zurbagos), comodidad y tendencia.
Efectivamente adaptarse es la única forma de sobrevivir. Muchas gracias por tus ánimos.

Responder

Deja un comentario

veinte − 14 =