LOS ZAPATOS DE NOVIA DE MASCARÓ

por Clara Guzmán

Conocí la fábrica de Mascaró (www.mascaro.com) en Menorca el siglo pasado, cuando nos llevaban a los periodistas de gira ilustrativa para comprobar in situ la valía de nuestros artesanos. Fue una de esas experiencias que marcan. Afuera, el ajetreo de la vida y en aquellas paredes el recogimiento y el trabajo pausado y preciso de los hacedores de colecciones de zapatos que luego entusiasmarían al mundo. La tradición y la innovación en un mano a mano. Hoy traigo a telademoda.com sus propuestas para las novias. Pequeñas joyas para decorar los pies en un día tan especial en la historia de cada vida.

En febrero, la maquinaria vuelve a funcionar después de las Navidades, la famosa cuesta de enero, para unos empinada, para otros un paseo y tras el tercer asalto de la vacuna anti covid. Vuelven los trajes de flamenca a la pasarela Simof y se ponen en marcha los preparativos nupciales. Febrero es el mes para las flamencas y las novias, a veces hasta coinciden. Con la colección Bridal de zapatos nupciales, Mascaró nos presenta todos esos diseños que llevan en sus entrañas el saber hacer de tantas generaciones que han trabajado con dedicación hasta dar con la fórmula del calzado ideal para tu boda.

Los zapatos respiran calidad, diseño y un estilo característico de la firma. Están decorados con delicados detalles como flores o lazos hechos a mano, siguiendo el legado artesano de más de cien años de vida. Las novias pueden elegir entre zapatos destalonados y sandalias, a veces con lazos zapateros y otras con una flor abierta a la primavera. En la gama de colores predomina el crudo, beige o rosa nacarado. Los tacones no son exagerados, teniendo en cuenta que es un día en el que la novia necesita ir cómoda, pero elegante, con un calzado de mucha calidad.

Las novias que eligen el zapato Mascaró saben que están calzando tradición. Una tradición que camina al compás de los nuevos tiempos. La historia de Mascaró empieza en el año 1918 de la mano de los hermanos Pedro (Mestre Perico) y Antonio Mascaró, el empresario que puso en marcha un taller artesanal de zapatillas de ballet en la localidad menorquina de Ferrerías. La empresa nació como Zapatillas Ferreries y en la actualidad y después de los avatares propios de las empresas de largo recorrido, el grupo, formado por Mascaró, y Pretty Ballerinas, cuenta con una red de 75 tiendas repartidas por todo el mundo.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

12 + 10 =