Cabezas tapadas

por Clara Guzmán

 

Modelo de Marc Jacobs

Vuelven los pañuelos a la cabeza anudados casi en la barbilla. Vuelven porque en estos tiempos todo consiste en darle a la manivela y volver, volver, volver al pasado. La crisis parece que también ha afectado a las ideas o es que algunos creadores han llegado a la conclusión de que, ¿para qué vamos a hacer algo nuevo si lo que encandilaba en las décadas de los cincuenta y los sesenta  también entusiasma ahora?

Audrey Hepburn, en Charada

 

Bueno, entusiasma porque lo ponen de moda creadores como Marc Jacobs o Dolce& Gabbana, que en la actualidad tienen más poderío que las divas del cine que en aquellos tiempos eran las que marcaban las tendencias. Los modistas que las vestían, calzaban o cubrían de complementos, estaban en un segundo plano. No eran los gurús de la tribu como son ahora, aunque apoyados por actrices, modelos o señoras del gran mundo- me encanta este calificativo añejo- que son las que los ponen en órbita.

 

La propuesta de Dolce& Gabanna

 

 Es bien cierto que no a todo el mundo le queda bien la cabeza tapada. Hay que ser Grace Kelly en Mogambo, con esa carita de no haber roto un plato y llevar cuatro vajillas completas; Audrey Hepburn, en Charada, en plan investigadora privada…de información o la jequesa de Qatar, quien, según Jaime Peñafiel,  será espectacularmente bella de bisturí, pero no de alma, al haberse quedado en sus aposentos reales y no acudir al entierro de los pobres niños que perecieron quemados por las tercermundistas instalaciones de uno de los países más ricos del mundo.

 

 

Grace Kelly, en Mogambo

Cubrirse el pelo ha sido un gesto de sumisión al marido, a la Iglesia y a los poderes imperantes. En algunos países todavía es una obligación de la mujer, pero corriendo un tupido velo, los directores de cine deberían cobrar comisión a los creadores.  Una década media entre que John Ford dirigiera Mogambo, en 1953, y Stanley Donen Charada y se seguía llevando el pañuelo de esa guisa. Es verdad que hasta hace poco la moda era en plural; o sea, eterna y perduraba en el tiempo. Ahora, las modas son efímeras, pero cuando se quiere dar el campanazo se recurre a lo que nunca pasa.

Entradas relacionadas

17 comentarios

Augustine Minium 10 noviembre 2012 - 5:50

I really appreciate this post. I have been looking all over for this! Thank goodness I found it on Bing. You have made my day! Thank you again

Responder
Carter 17 septiembre 2012 - 15:12

F*ckin’ awesome issues here. I’m very satisfied to peer your article. Thanks a lot and i am taking a look forward to touch you. Will you kindly drop me a mail?

Responder
Juan 10 junio 2012 - 12:04

Se me ha venido a la memoria el mismo recuerdo que a Mª Jesús, mi madre, durante mi infancia en los sesenta, con su pañuelo en la cabeza cuando se arreglaba para salir. Todo vuelve, asistimos a un continuo “déja vu” no solo en la moda. Volvemos a ser un país al que se mira por encima del hombro y a buscar compensaciones sentimentales en el fútbol. Cambiando de registro, me ha producido una carcajada la frase de la bloguera sobre Grace Kelly: carita de no haber roto nunca un plato y llevar cuatro vajillas. Conociendo como se las gastaba la princesita, no cabe una definición más ajustada y llena de humor.

Responder
Only1woman 9 junio 2012 - 18:20

Cuánta razón llevas Clara!! La moda actualmente es un continuo flashback. Buscar la inspiración en las referencias de otras décadas a veces con desafortunadas versiones, lo que deja en evidencia una carencia de talento del diseñador o firma; otras, con absoluta maestría. Seguramente es ésto lo que nos cautiva de la moda, ¿no te parece?

Responder
Gloria Bendita 9 junio 2012 - 12:37

Que glamour , por Dios! yo creo que lo de ir atrás, es por llegar al archivo profundo y rescatar raíces que siempre son válidas…

Responder
Lucía 8 junio 2012 - 23:36

Me encanta la selección de fotos que has hecho. Y sobre la tendencia, los pañuelos me parecen un complemento esencial, sin embargo veo muy difícil el hecho de que nos los pongamos en la cabeza, quién sabe.

Responder
Marta Vera 8 junio 2012 - 16:11

Los pañuelos son mi debilidad. Nunca me dió por ponermelos en la cabeza pero siempre me gustó como las actrices de antes se lo ponían cuando iban en esos coches descapotables para no despeinarse. Definitivamente tienen mucho glamour!!!

Responder
Tatiana 8 junio 2012 - 14:18

Me gustan mucho los pañuelos. Me siento muy acompañada con ellos. Felicidades por el blog, se ve muy limpio.

Responder
Fabián 8 junio 2012 - 10:16

Me gusta el estilo de esta bloguera.

Responder
Leslie 7 junio 2012 - 20:31

Compartiendo el viaje con buenas compañeras… Saludos!

Responder
Susana Martín 7 junio 2012 - 19:30

Felicidades Clara, me encanta este post.
Creo que la moda del pañuelo debe ir acompañada por cabellos cortos con volumen o recogidos años 60. Rocio Durcal también estaba guapísima con este look.

Responder
Tati Aguilar Arche 7 junio 2012 - 19:26

Pues a mí me encnatan los pañuelos puestos así,a la barbilla,creo que han habido varios intentos de retomar esa tendencia,pero se resiste.Ojalá y se siga,yo siempre llevo uno en el bolso,y he recurrido a él y me ha resuelto el problema,sobretodo si te sorprende la lluvia.

Responder
Carmen Pascual 7 junio 2012 - 19:06

Que razón tienes todo vuelve, esta tendencia es para unas pocas, yo personalmente estoy horrorosa con pañuelo en la cabeza si llego a nacer en un país musulmán me quedo soltera, ja ja ja.

Un beso guapa

CarmenHummer

Responder
FERNANDASainz de la MAza 7 junio 2012 - 15:42

Siempre me parecen muy elegantes las señoras con pañuelos en la cabeza, me recuerdan a mi niñez.

Responder
MARIA JESUS 7 junio 2012 - 14:20

Que amenos son estos textos. Me gusta el look de Jacobs. Me recuerda las fotos de mi madre en los años 50.

Responder
Alejandro Reche Selas 7 junio 2012 - 2:01

De nuevo tus menciones a iconos del cine me ha cautivado, qué belleza de imágenes y con información amena y entretenida, enhorabuena de nuevo

Responder
Rocío 7 junio 2012 - 1:13

La de cosas que aprendo con este blog. Nunca te acostarás sin saber una cosa más leyendo telademoda.

Responder

Deja un comentario

2 × 5 =