El cuentahílos. Cuentas y no acabas

por Clara Guzmán

 

 

Telademoda

© Agustín López de Coca

 

Cuentas y no acabas sobre la comunidad misionera de San Pablo Apóstol. Cuentas y no acabas sobre la Misión de Todonyang, en Turkana, un desierto al norte de Kenia, en el límite de Etiopía. Allí donde van los hombres del primer mundo a mitigar el dolor, el hambre, las necesidades básicas. A refrescar la sequía del cuerpo y del alma. Allí ha estado Agustín López de Coca para decirnos en sus fotos que cuentas y no acabas. Porque, aunque las cuentas sean de colores, los ojos de esta niña saben sumar oscuras realidades.

(Foto: Agustín López de Coca  alopezdecoca.wordpress.com)

5 comentarios

mely 8 febrero 2017 - 22:07

Por circunstancias , vuelvo a releer y admirar tanto la expresión de esta niña como aquél que la está fotografiando, dando en esta ocasión el homenaje a cuantas personas entregan su tiempo de manera altruista y sin alardes, jugándose la vida en esta Misión para poder sanar algunas o al menos llevar medicamentos, alegría, y apoyo moral. Mi admiración a Agustín por hacernos eco de su experiencia en repetidas ocasiones de la Misión de Todonyan que una vez más, 2017, siguen necesitando imperiosamente ayuda porque este pueblo actualmente se muere por la sequía. “Cuentas…y no acabas”, como dice nuestra incondicional y también generosa Clara Guzmán.

Responder
Mely 7 junio 2016 - 19:37

Estar frente a frente a esta mirada debe ser sobrecogedor.
Mirada que transcribes con un respeto, querida Clara Guzman, atipico en periodistas que solo ven y no miran ni leen.
O que solo buscan su provecho.
Enhorabuena a Agustin, como persona, y por traernos la imagen y la Mision en Todoyang bordados entre hilos de realidad gracias a su camara y su dedicacion incondicional.
Nuestros ojos y nuestras manos no se pueden cerrar ante lo que habeis dado en este Testimonio.
El mundo material se para un poco y nos hace reflexionar ante la vida.¡ Pongamos de moda colaborar¡
Sois grandes.

Responder
Lola 7 junio 2016 - 19:00

Iba a escribir de lo bonita que es la foto, de las palabras tan certeras, pero prefiero hacerlo de la labor tan desinteresada que hace mucha gente que nunca sale en los periódicos ni en las televisiones. Va por ellos.

Responder
Juan 7 junio 2016 - 18:50

En casi todas las fotos los niños ríen o, al menos, sonríen. La dureza del rostro de esta niña nos dice que, pese a su corta edad, para ella la infancia se ha acabado. La labor de tantos, muchas veces callada, como la de Agustín López de Coca sirve de bálsamo a tanto dolor. Mi admiración va para ellos.

Responder
AGUSTIN 12 julio 2016 - 20:51

Gracias, Juan. La historia de esta chiquilla es emocionante.

Responder

Deja un comentario

3 × uno =