DIOR, EN SEVILLA

por Clara Guzmán
La Plaza de España, donde se celebrará la presentación de la colección. Foto: ©Aníbal González

En plena Semana Santa, una publicación madrileña daba la noticia. Sevilla no sólo iba a ser la fuente de inspiración de la colección Crucero 2023 de la casa de alta costura francesa Dior, sino que la iban a exhibir por primera vez en España y concretamente en la capital de Andalucía el 16 de junio, festividad del Corpus Christi. El lugar elegido, la emblemática Plaza de España, obra del arquitecto Aníbal González, que tiene forma semielíptica emulando un abrazo y que fue construida para la Exposición Iberoamericana de 1929. La maquinaria para que todo salga a la perfección lleva tiempo funcionando. La moda, decían los expertos, iba a ser el negocio del siglo XXI. Negocio ha sido siempre porque, además de ser un fenómeno sociológico, es una industria que genera un número considerable de trabajos directos e indirectos.

Maria Grazia Chiuri, actual directora creativa de Dior. Foto: © Getty Imágenes

Desde hace unos meses guarnicioneros, curtidores, bordadores, sombrereros… sevillanos trabajan a buen ritmo bajo las directrices de la Casa francesa. A buen ritmo y en silencio. Han firmado contratos de confidencialidad y esta periodista sabe lo que significan esas cláusulas. Pero también profesionales de otros sectores se esmeran en que un acontecimiento de esta repercusión mediática salga a pedir de boca. Son muchas las puntadas a dar desde que se empiezan las negociaciones hasta que se llega al día D y a la hora H. Esta política de realidad y no de deseo es obra del alcalde de Sevilla, el socialista Antonio Muñoz y su equipo. Al César lo que es del César. “El público sólo ve aquello que se le enseña”, decía Stendhal y el objetivo del primer edil es ponernos en el punto de mira del mundo.

Presentación de la colección Crucero 2022 de Dior, en Atenas. Foto: ©Elconfidencial.com

¿Que los objetivos son captar turistas, pero turistas con posibles? Seamos realistas, vivimos principalmente del sector servicios, pero en este caso, por fin, promocionaremos y divulgaremos nuestro saber hacer. Artesanos de oficios tradicionales, algunos desgraciadamente en vías de extinción, a cuyos trabajos les han faltado la luz y los taquígrafos con los que cuentan en países como Francia, con la protección de sus sucesivos gobiernos, tendrán el reconocimiento y una actividad económica con posibilidad de verse fortalecida y expandida internacionalmente. Dior en Sevilla no será un “Bienvenido Mister Marshall“. Aquí nadie va a pasar de largo; aquí ya se han empezado a mover los hilos, aquí ya se está produciendo. Esa es la realidad. El deseo sería que, a tenor de los frutos, hubiera continuidad.

Las túnicas griegas fueron la inspiración para la colección presentada en Atenas. Foto: © AFP

Es verdad que la Casa francesa, tanto su creador Christian Dior como sus sucesores, ha tenido debilidad por Andalucía. Sólo traeré a colación la emoción que sintió John Galliano cuando visitó el taller de la recordada Lina y se empapó de los secretos que encierran sus ponderadas hechuras. La Dior de los trajes de flamenca, la definió el gibraltareño, mientras que la maestra de la aguja y el dedal, con su proverbial sencillez, le proponía tomarse un refresquito en el cercano bar Europa. Corría el 2006 y dieciséis años después la actual directora creativa de la firma, Maria Grazia Chiuri, va a presentar en Sevilla su colección Crucero, colecciones que surgieron por la demanda de prendas veraniegas por parte de millonarios que viajaban en épocas frías a lugares cálidos. El lujo en estado puro.

Lina y dos de sus hijas con John Galliano, cuando el diseñador visitó su taller en Sevilla. Foto: © Archivo familiar

Maria Grazia Chiuri es italiana y la primera mujer al frente de la marca en toda su historia. Nacida en Roma, estudió en el Istituto Europeo di Design y tiene una trayectoria que la avala. Trabajó en Fendi junto a Pierpaolo Piccioli, con quien también formó un compenetrado tándem en la prestigiosa Casa Valentino. Juntos relanzaron la firma tras la salida del propio diseñador. Las presentaciones de las colecciones Crucero son auténticos acontecimientos y una oportunidad irrepetible no sólo para las ciudades elegidas, sino también para sus artesanos, escogidos entre lo mejor de cada lugar por la directora creativa. La artesanía, bien lo saben las casas de alta costura, es el lujo del siglo XXI. En estas presentaciones, cada ciudad se juega su prestigio y los beneficios económicos que, a corto y largo plazo, supondrán para sus habitantes.

Christian Dior, con una de sus modelos. Foto: ©Enciclopedia Británica

“Yo arriesgo el salario de novecientas personas cuando hago una colección”, solía decir Christian Dior, consciente de que la moda, además de cultura, es, entre otras disciplinas, una industria. Nacido en Granville (Normandía) en 1905, una pitonisa, a la que solía prestar oídos, le auguró que las mujeres le serían beneficiosas en su futuro inmediato. “Por ellas triunfarás”. Y dio en el clavo. Christian Dior ya era talludito cuando se hizo un nombre en el mundo de la moda. Tenía cuarenta y dos años el 12 de febrero de 1947 cuando lanzó el “New Look”. Había abandonado la carrera de Ciencias Políticas para dedicarse a la música, probar suerte como dibujante y luego como galerista de arte, sin saber que era Dior y había creado a la mujer. En un mes, Dior estará en Sevilla y si todo sale como está previsto, nos habrá venido Dios a ver.

Entradas relacionadas

2 comentarios

Lucía 21 mayo 2022 - 17:00

Qué gran noticia para Sevilla contar con esta presentación de Dior y qué gran repercusión internacional. Nuestros artesanos se merecen su lugar y ha llegado una gran oportunidad para demostrarlos.

Responder
Clara Guzmán 21 mayo 2022 - 19:13

Muchas gracias, Lucía, por leer telademoda y por tu comentario. Es una gran oportunidad y, efectivamente, nuestros artesanos merecen este reconocimiento. Como suele suceder, siempre son los de fuera los que ensalzan lo autóctono. Saludos desde Sevilla.

Responder

Deja un comentario

17 − siete =