ABRIGOS ETERNOS DE ROBERTO VERINO

por Clara Guzmán

Me gustan los abrigos, incluso los vestidos abrigo. ¡Qué le vamos a hacer! Los tengo de muy buena factura y todos son tan eternos como uno negro de Roberto Verino que me compré en la noche de los tiempos. Cuando una cree que los van a matar las nuevas corrientes, les hace el boca a boca y los reanima. Su vuelta a la vida suele estar acompañada de un gran entusiasmo. Las buenas prendas son eternas. Nos van a acompañar toda nuestra existencia.

Es verdad que soy de las que prefiere la calidad a la cantidad y dejo a mi creatividad el ir adaptando las prendas a las circunstancias, a los tiempos. El diseñador nos da sus ideas y nosotros las hacemos nuestras ahora y siempre. He estado viendo esta colección de abrigos de Roberto Verino (www.robertoverino.com) que me ha mandado Charo Martín de la Agencia de comunicación de moda Finally Press (@finallypress) y todos son susceptibles de acompañarme durante muchas temporadas. Por sus hechuras, por sus colores y por la impronta.

Todos tienen lo que yo busco en una prenda: que se queden conmigo de aquí a la eternidad. El diseñador Roberto Verino (@robertoverinooficial) lo dijo en una entrevista con motivo de su setenta y cinco cumpleaños, el pasado mes de mayo. “Comprar un Roberto Verino es una inversión, no un gasto”. Una inversión porque la calidad lo hace duradero y porque esta dichosa pandemia nos ha empujado a buscar la excelencia, a huir del “low cost”, que atentaba contra la salud del planeta, y a tener poco pero bueno.

Comprarse un abrigo es una rentable inversión. Hoy traemos a telademoda algunos de la colección de esta temporada de Roberto Verino y una quiere tenerlos todos. Son versátiles, ese adjetivo tan cercano a “ponibles” que, afortunadamente, ya figura en el diccionario de la RAE. Los hay de paño en colores clásicos como el camel y el gris; de piel, de doble faz, con adornos de plumas y de lana. Mis preferidos son los tres cuartos de corte masculino, pero también los hay “oversize” (holgados), ajustados, en pata de gallo, con largo XXL y los abrigos-capa en cuadros. ¿Tienes alguna preferencia?

 

Entradas relacionadas

2 comentarios

Ventura Macho 18 noviembre 2020 - 18:54

Soy un “fan” de los abrigos, aunque actualmente solo tengo uno, un medio abrigo o como se llame, del año de la pera pero bueno, me queda bien, no pesa ni se moja, es actual, lo tiene todo. Hace unos años hice una limpieza y tiré 2, con pena, pero lo tuve que hacer, uno ya tiene una edad y pesaban un mundo, imagínense el tiempo que tenían. Me gustan los abrigos clásicos modernizados, los de R.Verino están bien, pero yo a algunos los hacía más clásicos. Me gusta Verino y tengos varias prendas de el.
Felicitar a la directora de éste maravilloso blog, es fantástico lo que hace. Un saludo

Responder
Clara Guzmán 18 noviembre 2020 - 19:59

Buenas tardes, Ventura. Muchas gracias por leer telademoda. Me alegro que le haya gustado este artículo sobre los abrigos, prenda de la que soy una entusiasta, como ha leído. Roberto Verino es un buen diseñador, al que conozco personalmente y sé de su pasión por el trabajo bien hecho. Muchas gracias por sus elogiosas palabras, son un acicate para seguir adelante. Saludos desde Sevilla.

Responder

Deja un comentario

15 − tres =