Fabiola y el sueño flamenco

21 de abril de 2019

Foto: © Nieves Sanz




Cambio de tercio. De la Semana Santa, a la Feria. No hay tiempo que perder. Como tampoco lo pierden los emprendedores andaluces. Hoy nos hemos reunido con tres: Fabiola García-Liñán, diseñadora de trajes de flamenca; su modelo, Ana Cristina Portillo Domecq, licenciada en ADE Internacional y empleada en una importante naviera, y Andrés Afán de Ribera que, además de su trabajo, gestiona Casa Palacio Madre de Dios,

Foto: © Nieves Sanz

El que fuera hogar familiar, (www.casapalaciomadrededios.com) en pleno centro histórico de Sevilla, donde Fabiola (www.fabiola1987.com ) abrió su primera tienda, hoy en Muñoz Olivé, 7, se ha reconvertido en cuatro apartamentos turísticos de lujo, muy demandados y valorados por sus inquilinos. En este escenario, Ana Cristina, que se define como inquieta e inconformista, muestra a telademoda.com las propuestas para esta Feria.

Foto: © Nieves Sanz

«Mis sueños flamencos» es el título de la colección de Fabiola. Dedicada a la mecenas del flamenco Cristina Heeren, son trajes tan despiertos, tan alegres, tan vivos y tan trabajados, que van gritando a los cuatro vientos que aquí hay esencia. Esa esencia a veces desvirtuada, en aras de una malentendida moda.

Foto: © Nieves Sanz

«El traje de gitana no debe ser una moda transgresora. No lo convirtamos en un vestido de fiesta». Fabiola habla con el aplomo que dan los años de experiencia y el sentido común. «La Feria no es un pase de modelos. El traje tiene que ser, además de bonito, cómodo para poder moverte con libertad».

Foto: © Nieves Sanz

«Los colores de este año son intensos, primaverales. Predominan los lunares, como el traje clásico fetén, y le he dado mayor importancia a las mangas. Cortamos y hacemos cada modelo de uno en uno. Las enaguas, siempre presentes en mis colecciones, son de tejidos suaves y livianos. Perfectas para montar a caballo».

Foto: © Nieves Sanz

De Fabiola salimos vestidas para la Feria de la cabeza a los pies. Los zapatos, muy cómodos, con el tacón de carrete, «porque una flamenca tiene que taconear». Los pendientes y las peinas, a juego con los trajes, son artesanales. Los mantones, de Cantillana y Villaverde, porque, como dice Fabiola, «siempre trabajo con mimbres de historia». Y ahora, ¡a la Feria!


12 Comentarios a “Fabiola y el sueño flamenco”