Igor y a la playa

15 de Junio de 2016

 

Telademoda

 

Aunque hoy hace un fresquito inesperado, entre otras cosas porque el 40 de mayo hace cinco días que pasó para quitarnos el sayo, el verano ya está aquí. Y el verano es sinónimo de tumbarse a la bartola, de animación, de empezar nuevas y sorprendentes actividades y, por supuesto, de playa. De playa  o piscina y de preparar el equipo para que no te coja desprevenido.

 

 

Telademoda

 

El equipo va de la cabeza a los pies. Y los pies hay que pintarlos de colores, porque el verano es también sinónimo de alegría y de subidón, como si no hubiera que votar y los políticos hubieran dejado de dar guerra con sus tirachinas dialécticos, por ahora. Y en verano nos espera Igor,  (www.igor.es) una empresa española de las que españolean por el mundo.

 

Telademoda

 

Es verdad que el nombre, Igor, despista un poco, pero conozco a un niño que se llama Dylan (sí, miren qué musical) y es sevillano. Pues resulta que la firma Igor lleva desde el año 1974 diseñando, fabricando y comercializando sus colecciones de botas de agua, cangrejeras y sandalias para niños, combinando sus clásicos diseños  con otros basados en las tendencias de moda.

 

Telademoda

 

Lo hacen desde Almoradí, en Alicante,  donde desde el verano de 2013  dio, con gran éxito, el pistoletazo de salida a las las colecciones para mujer. Así madres e hijos pueden ir a juego y aumentar esa complicidad maternofilial. ¿Que no es madre? No importa, si quiere ir cómoda, alegre y a la última todos los veranos, se apunta a las colecciones de Igor, que seguro se hace adicta.

 

Telademoda

 

Pero hoy vamos a dedicar este espacio a los modelos para niños, porque realmente son para comérselos. Las cangrejeras vuelven a tomar posiciones en el armario estival y allí están la clásica de toda la vida, con ese toque diferente que sabe darle Igor. La combinación de colores, que junto con la calidad del producto, hacen que se diferencien en el mercado.

 

Telademoda

 

La diferenciación es fundamental en un mundo tan globalizado, en el que el efecto sorpresa cuando se viaja prácticamente ha desaparecido. Todo el mundo viste, calza y se comporta de igual manera en todas partes. Otros de los modelos que me encantan de Igor son las chanclas con su “champiñón” para meter el dedo o las que el pie reposa en un alegre zigzag. El verano ya está aquí. Vamos a la playa, o a la piscina, con Igor.

Sin comentarios todavía

Deje un comentario