Moda de guerra en Londres

8 de agosto de 2015

 

 

Telademoda

Fotos tomadas de Internet

 

Londres bien vale una exposición, coger un vuelo “low cost” y plantarse esta vez en el Imperial War Museum para ver la muestra, curiosa muestra, “Fashion on the Ration” (Moda bajo racionamiento) o Moda de guerra, como esa economía de guerra que ha vuelto a nuestro vocabulario  (y a nuestro día a día) en estos años de recesión. Si la moda, como yo la concibo, es un reflejo de la sociedad de cada momento, un conflicto bélico no iba a ser menos. La necesidad obra milagros y en época de beligerancia hay que adaptarse, echarle sentido común a la indumentaria y luchar por la prioridad esencial: sobrevivir. La exposición estará abierta hasta el 31 de este mes, así que aún hay tiempo de incluirla en la agenda de visitas programadas a la ciudad del Támesis.

 

Telademoda

Dice la historia que dos días después de que Alemania invadiera Polonia, el 1 de septiembre de 1939, empezó oficialmente la II Guerra Mundial. Londres estaba a punto de estrenar las nuevas tendencias de la temporada de otoño-invierno, donde la cintura de avispa era la  estrella de las colecciones. Pero llegó el conflicto y hubo que adaptarse. Lo dijo Dostoievski, “el hombre es el ser que se acostumbra a todo”. En la indumentaria de aquellos años se puede ver el espíritu de resistencia de los británicos, y su sentido práctico. Sentido práctico que también se tuvo en España durante nuestra guerra civil.

Telademoda

Pero esa es otra historia, que espero un día se vea reflejada también en una exposición. A ver si se anima alguno de los museos patrios, por ejemplo el de Arte y Costumbres Populares de Sevilla. Desde aquí les lanzo el guante. La ropa, según se desprende de lo exhibido en la muestra, era de todo poner; es decir, las mismas prendas se usaban de la mañana a la noche e incluso tanto en verano como en invierno, algo así como ocurre hoy, pero en la actualidad porque los tejidos se han suavizado y hay calefacción  y aire acondicionado en todos los espacios cerrados.

Telademoda

Pero también me llamó la atención que el Gobierno británico “invitara” o  fueran voluntarios a la fuerza, quién lo sabe, a destacados diseñadores del momento para que produjeran “colecciones prêt- à- porter” en grandes cantidades y a unos precios adecuados a la situación de penuria que se vivía. De esa época es también el traje de sirena o el mono, para entendernos. Hasta entonces era la prenda que se utilizaba en las fábricas, pero a la que vieron un gran sentido práctico. Sonaban las alarmas ante un ataque aéreo y todo el mundo la tenía a mano para ponérsela encima incluso del pijama.

Telademoda

También se pusieron de moda los turbantes y las diademas, debido a la incorporación de las mujeres a las fábricas para evitar accidentes y por cuestión de higiene. Otra cosa curiosa en la muestra son las máscaras antigás incorporadas a los bolsos de señora. Es verdad que el ingenio no conoce límites.  Se pusieron también de moda los accesorios fluorescentes, debido a los continuos apagones de luz, así como los fulares con mensajes patrióticos. O sea, que el marketing no dejó de funcionar. Luego estaba la cartilla de racionamiento de ropa, que nos es familiar porque hemos oído hablar de ella a nuestros padres y abuelos.

Telademoda

Cada adulto recibía un número de cupones que debía entregar, junto con el importe de la prenda: once cupones para un vestido, dos para un par de medias, ocho para una camisa. Pero el Gobierno también intervino al crear la llamada ropa “utility”  para controlar la calidad y los precios de una serie limitada de prendas. Y volvió a “invitar” a los creadores más relevantes para confeccionarla. El resultado fue minimalismo por necesidad. Por ejemplo, desapareció la doble botonadura y la vuelta en los pantalones de caballero. Una exposición que habla de la importancia de la indumentaria, incluso para elevar la moral de los ciudadanos en tiempos de guerra.

No comments yet

Leave a Reply