Elogio de la camisa blanca

12 de marzo de 2015

 

Telademoda

Fotos: Vogue y Hola

España camisa blanca de mi esperanza, que es una canción escrita por Víctor Manuel partiendo de un verso de Blas de Otero, es una de esas melodías que cantas a la vez que su letra te hace reflexionar más que una jornada previa a las elecciones. La camisa blanca ha estado siempre plena de interpretaciones, desde las más primarias como la limpieza y el aseo, a las más sofisticadas o a veces imposibles, como el rango social de su portador o la tregua a la incontinente batalla. Ojalá la camisa blanca sea un indicio de esperanza, tanto como socorrida es a la hora de vestirse y no desentonar, tanto el hombre como la mujer.

Telademoda

 

Como la camisa blanca es un clásico, y clásico, ya lo he escrito muchas veces, es lo que no se puede hacer mejor que, con su inteligencia natural, le dijo el torero Rafael Gómez el Gallo a un miembro de su cuadrilla cuando le preguntó por el significado de clásico. Bueno, pues la camisa blanca, veintisiete en total, va a recibir toda clases de elogios en la exposición que se exhibe hasta el 1 de abril en Milán, en la Fundación Gianfranco Ferré. La muestra lleva por título “Mi interpretación de la camisa blanca. Gianfranco Ferré“, con un original montaje, donde esta prenda comodín es la más bella del baile.

 

Telademoda

Gianfranco Ferré era un arquitecto que se ganó la vida ejerciendo de diseñador, sin olvidar los principios básicos de su formación a la hora de dar vida a sus diseños: bien estructurados, hechuras perfectamente definidas, pliegues y capas por doquier. Nacido en Legnano en 1944, empezó muy joven en el mundo de la moda diseñando joyas, para crear en el año 1970 su marca de accesorios. Luego, poco  a poco, fue ampliando su creatividad a pañuelos, zapatos y bolsos, hasta diseñar incluso originales camisetas para Fiorucci. En 1974 inaugura su propia firma de prêt-à-porter.

Telademoda

En 1987 puso en marcha la empresa Gianfranco Ferre junto al empresario Franco Mattioli, que fue su socio durante 25 años. Pero desde 1989 hasta 1996 fue director creativo de la firma francesa Christian Dior. Un italiano en París. A los seis años de su salida de esta compañía, Gianfranco Ferré vende su propia firma a Tonino Perna, aunque siguió llevando la batuta de la dirección creativa. En 2007, muere en Milán a consecuencia de un derrame cerebral.

Telademoda

Y es en Milán donde ahora se le evoca con esta oda a la camisa blanca interpretada por Ferré.  Según leo en Hola.com, la exposición comienza con un pasaje donde una serie de bocetos gigantes, firmados por Ferré y proyectados en franjas de tul, se intercalan con algunas de las piezas expuestas. Además, y como curiosidad, en la muestra se pueden ver imágenes simuladas de rayos X de una camisa blanca de Gianfranco; una manera innovadora de ver sus “entretelas”.

 

Telademoda

Pero ahí están las veintisiete maneras de interpretar la camisa que tuvo Ferré durante dos décadas. Sus cortes y sus materiales, desde el crepé, hasta el raso, pasando por el algodón, la seda bordada a mano, el encaje y el tul. Todas iluminadas como si fueran esculturas, piezas de museo, porque como decía el modista, “en el vocabulario de la elegancia, me gusta pensar que la blusa blanca es un término universal que cada mujer puede pronunciar de la forma que prefiera”.

3 Responses to “Elogio de la camisa blanca”

  1. Ana de la Serna 25 marzo, 2015 at 0:18 #

    Es un must en cualquier armario!

  2. Garbí 21 marzo, 2015 at 9:40 #

    Imprescindible en un buen fondo de armario. Me gustan las camisas blancas. No podré asistir a esa exposición en Milán, pero este artículo nos transporta a la Fundación de este diseñador donde esta prenda será protagonista.
    Totalmente de acuerdo con Cristóbal.

  3. Cristóbal 13 marzo, 2015 at 12:02 #

    Me gusta cómo escribe usted y los temas que trata y por supuesto la estética de su blog elegante cien por cien. Felicitaciones desde Ecuador.

Leave a Reply