Elogio de las medias de verano

26 de junio de 2014

 

Telademoda

Fotos tomadas de Internet

“Debía estar comprándome un par de medias en vez de estudiar a los gorilas”, dice Ava Gardner en la película “Mogambo“. Y servidora se ha acordado de la chocante frase al contemplar, con cierto estupor, las desnudas piernas de la mayoría de las señoras que acudieron a la recepción de la proclamación del rey Felipe VI. Me he acordado, aclaremos el asunto, al ver tanto despropósito junto en personas a las que se les supone un cierto sentido común. Claro que el valor también se les suponía a los soldados que hacían por obligación la mili. Eso es lo que pasa por suponer. Sin entrar a fondo en las más mínimas normas de protocolo, que eso se lo dejo a expertas como María Fernanda Sainz de la Maza, ¿a quién se le ocurre ir desprovista de esta prenda tan apropiada para tapar imperfecciones, blancuras por exigencia climatológica y disimular las rodillas, esa parte de la mujer tan poco agraciada y para la que Coco Chanel creó el largo que lleva su nombre?

 

Telademoda

Las medias de verano se inventaron precisamente para poder usarlas en esta época de elevadas temperaturas. ¿Que son incómodas? No digo que sea un paseo llevarlas, aunque cada vez están más logradas, pero los hombres llevan corbata y resisten como jabatos. Sin embargo, cuando una ya no tiene veinte años – en el caso que nos ocupa la mayoría había cogido el 5- no ha tenido tiempo de pasarse por la playa, por su terraza, meterse en la cabina o untarse autobronceador, las anomalías -que afortunadamente nadie es perfecto- se agudizan. Si en el mercado existe desde hace ya bastantes años este complemento tan socorrido, ¿por qué no usarlo? Ya no sólo por estética, sino por decoro en un acto de tal envergadura.

Telademoda

 

Recuerdo que hace unos años el diseñador Ángel Schlesser se molestó con esta periodista porque se me ocurrió censurar que las modelos que presentaron su colección por la entonces Cibeles no llevaban medias. Recuerdo que alegó que grandes como Calvin Klein eran contrarios a este uso y nadie ponía el grito en el cielo. Es cierto que a raíz de aquella polémica pude conocer de cerca a Ángel y comprobar que es un tipo con el que se puede dialogar y ahora tenemos una relación sin medias tintas. Pero, fíjense en las modelos que van enfundadas en ellas y verán cómo se realza el conjunto. Las medias, que siempre han tenido una connotación femenino/frívola pueden llegar a ser las mejores aliadas para evitar “destrozos estéticos”. Claro que en el caso que nos ocupa, la proclamación del rey Felipe VI, la mayoría de las veces, la sencilla pero certera media de verano hubiera servido de poco ante tal hartazgo de puñetazos al buen gusto.

3 Responses to “Elogio de las medias de verano”

  1. fernanda sainz de la Maza 27 junio, 2014 at 15:40 #

    Clara. cuando yo cursaba los estudios de protocolo siempre se recomendaba que para asistir a una audiencia con los reyes las señoras fuesen con medias y zapatos cerrados tipo salón. paree que esas normas se la saltan hoy dia a la torera, lo mismo que era imprescindible el uso de la corbata en los señores.

  2. Gloria Guerrero 27 junio, 2014 at 15:20 #

    Totalmente de acuerdo con las dos. La elegancia de una pierna vestida con una media , realza la belleza del vestido que lleves. Yo tengo una boutique y a todas mis clientas le propongo llevar nuestros modelos de vestir acompañados de unas bonitas medias.
    Un saludo

  3. Nieves Saucedo 27 junio, 2014 at 0:20 #

    Clara, la media de verano en la mujer es un complemento tan importante como llevar un buen par de zapatos o un bolso elegante. El aspecto que da la media de verano a la pierna de una mujer dista mucho de no llevarla. Se tenga o no unas piernas perfectas la elegancia no está reñida con nada. Tuve una tienda especializada en esta maravillosa y a su vez sexy prenda (medias y pantys temporadas de invierno y baño mujer verano)durante 10 años en Sevilla y siempre se las imponía a mis clientas para cualquier evento al que acudiesen. No dan calor, eso es totalmente falso, evidentemente cuanto menos denier tiene la media más fina y elegante es… No confundamos 15 ni 20 denier con una media de verano. Este artículo tiene que tener como mucho 10 d. y por supuesto totalmente mate y con un toque bronceado pero sin exceder el tono de la piel de la mujer que la usa. Excelente artículo, como siempre. Un abrazo.

Leave a Reply