La búsqueda de la belleza

28 de julio de 2013

telademoda

Foto: Museo de la Evolución Humana de Atapuerca (Burgos)

 ¿Qué es la belleza? ¿Todo el mundo la siente y la percibe de igual manera? No todos padecemos el llamado síndrome de Stendhal, enfermedad psicosomática que provoca vértigo, confusión, palpitaciones e incluso alucinaciones cuando nos damos un empacho de obras de arte. No, pero la belleza tiene el don de parar el mundo cotidiano para poner en marcha el de la armonía, la paz y la calma. Ese mundo en el que hasta se te hace más llevadera la carga de pagar la cuota de autónomos. Me pasó hace unos días cuando fui a visitar a la bella Diana, la escultura que el artista sevillano Ricardo Suárez está ultimando para el muelle de Nueva York del puerto de Sevilla.

telademoda

Foto: Museo de la Evolución Humana de Atapuerca (Burgos)

 

Y me ha pasado también contemplando la exposición “La belleza, una búsqueda sin fin”, en el Museo de la Evolución Humana de Atapuerca, en Burgos. Una muestra organizada en colaboración con la firma de cosmética L’Oréal y que permanecerá abierta hasta mediados del mes de enero de 2014. Las ciento cincuenta piezas que la componen nos van dando las claves de la evolución y del concepto de la belleza a través de los siglos.

telademoda

Foto: Museo de la Evolución Humana de Atapuerca (Burgos)

La muestra se complementa con una serie de conferencias impartidas por investigadores y expertos en las diferentes materias que se exponen,  además de proyecciones de documentales y talleres dirigidos a familias (me gusta la idea de llevar a los niños de museos)  y a distintos colectivos. “La belleza, una búsqueda sin fin” está dividida en seis áreas: La naturaleza de la belleza, la fascinación por la belleza, la generación de la “toilette”, belleza, poder y cotidianidad, luces, cámara, acción y belleza, ciencia y futuro.

telademoda

Foto: Museo de la Evolución Humana de Atapuerca (Burgos)

La belleza es también un lenguaje y una manera de expresar creencias, valores y estatus social. Todas las culturas la manifiestan de una forma diferente, precisamente para distinguirse y ser únicas. No todo el mundo tiene el mismo concepto sobre lo bello, pero quizás sí hay coincidencias en la manera de plasmarlo utilizando el propio cuerpo, a través de adornos más o menos sofisticados  y en ocasiones incluso dañinos, peinados, cosmética…

telademoda

Foto: Museo de la Evolución Humana de Atapuerca (Burgos)

La muestra, bien organizada y muy didáctica, dedica uno de los espacios más señalados a los usos y las costumbres de la cosmética desde que el mundo es mundo. Ahí se pueden contemplar los diferentes pigmentos utilizados para el cabello y el cuerpo, los rocambolescos peinados, así como todo lo referente a los perfumes, desde los maestros perfumistas a las distintas esencias y sus llamativos envases, algunos auténticas obras de arte (sanía).

telademoda

Foto: Museo de la Evolución Humana de Atapuerca (Burgos)

Llama la atención los avances de la industria química, a mediados del siglo XIX,  con la obtención de los primeros colorantes sintéticos. Y aquí entra en escena el químico francés Eugene Schüeller, inventor del primer tinte sintético para cabello con parafenilenediamina, al que  bautizó con el nombre  de L’Auréale, y que vendía directamente a los salones de peluquería de París. Con el tiempo fundaría la firma L’Oréal, que ha colaborado en la organización de esta muestra, donde nos enseñan, entre otras cosas, que sí, que es verdad que la Revolución Francesa también cortó, no sabemos si por lo sano, con la moda de las pelucas.

7 Responses to “La búsqueda de la belleza”

  1. Marixa 4 agosto, 2013 at 22:00 #

    Cierto… he notado que no se nombra la procedencia de las piezas que se han usado para esta exposición.
    No está bien hacer esto… da la sensación de que son parte del museo de ATapuerca y puede pasar dos cosas: que nos lleve al engaño de que en la zona se encuentran vestigios de perfumería “no tan antigua” o de que las piezas pertenecen a la colección de los arqueólogos.
    Entre eso y la falta de respeto que me parece no se nombre al coleccionista, más en este caso que tiene un maravilloso museo en Barcelona, a nuestra disposición, creo que el artículo queda cojo.
    Espero se subsane esto, tanto si la información obtenida llegó desde Atapuerca, como si fue un “olvido” del autor.

  2. Rossy Ruelas 4 agosto, 2013 at 20:50 #

    Que emocionante es para mi, saber todo lo que estan compartiendo. En donde se encuentra esa exposicion? . Gracias.

  3. Raffel Pagès 4 agosto, 2013 at 13:56 #

    Sabéis porqué me sabe mal prestar GRATUITAMENTE parte de las piezas de mi museo de la Historia de la Peluquería ? Pues porqué esta exposición en el Museo de la Evolución humana , a pesar que sin esta MI aportación sería un expedición sin trascendencia . NADIE CITA LA PROCEDENCIA NI MI NOMBRE … Luego se quejan de que se quiera cobrar alquiler por cada una de las valiosas piezas … para mi joyas !
    ESPAÑA ES ASÍ CON LA CULTURA !
    Raffel Pagès

  4. Maria de Lasso 30 julio, 2013 at 11:45 #

    Que fantastica idea querida!!!

  5. Lucía 29 julio, 2013 at 20:30 #

    ¡Qué maravilla, una diosa en Sevilla!
    He curioseado en el enlace y es una diosa muy bella.Parece ser que muy pronto los sevillanos podrán admirar esta obra de arte.

    Como siempre este blog va cargado de información y belleza, si tengo ocasión este verano no me perderé esta exposición que nos recomienda la bloguera de moda, pues
    parece muy interesante.
    Saludos desde Barcelona.

  6. Antonio 29 julio, 2013 at 10:28 #

    Leo este blog con frecuencia y me gusta porque me aporta mucha información. No sabía que en Sevilla se estaba haciendo una escultura de Diana cazadora. He pinchado en el enlace y me he informado muy bien de este escultor Ricardo Suárez. Me ha parecido una idea muy romántica. Enhorabuena a Clara Guzmán y a este artista y sobre todo a Sevilla por contar con ellos dos. Saludos desde Barcelona.

  7. Rosa Cuervas 29 julio, 2013 at 9:47 #

    Muy interesante Clara. Todavia tenemos tres dias de vacaciones en Agosto y de repente me ha apetecido ir a Burgos. A veces tengo la suerte de encontrar belleza en mi camino mirando a mi alrededor en las cosas mas sencillas. Comparto contigo la virtud que tiene lo bello de hacernos soñar y que se nos olviden un poquito las penurias económicas. Como siempre es un placer leer tu blog. Besos veraniegos.

Leave a Reply