Zapatos que dejan huella, en el Museo Salvatore Ferragamo

25 de abril de 2013

 

salvatoreferragamoelademoda

Fotografías: Museo Salvatore Ferragamo

Los zapatos son y serán una especie de fetiche para mucha gente; objetos de deseo para otra y sobretodo unos perfectos chivatos  de quién es, qué hace y a qué dedica el tiempo libre su usuario. Lo del tiempo libre es vital para conocer a la persona, al menos eso es lo que se tararea. En el Museo Salvatore Ferragamo de Florencia se puede ver hasta el 31 de marzo del año que viene una exposición sobre el papel del calzado en los cuentos y en los mitos. Más de trescientas piezas pasadas, presentes y con aspiraciones de futuro. O sea, la historia, que hace camino al andar. 

salvatoreferragamotelademoda

Anda la moda últimamente  muy expuesta. Y me parece muy bien, porque la moda es, entre otras cosas, arte y cultura, disciplinas que suelen verse en los museos. Algunas veces lo que suelen verse son degradaciones, pero ese es otro asunto que daría para una entrada o dos. La muestra de marras se llama “El zapatero prodigioso”, que era al fin y al cabo en lo que se convirtió Salvatore Ferragamo, que personifica ese sueño hecho realidad de un emigrante italiano en América, ese lugar donde los sueños se hacen realidad y no sólo en el cine.

salvatoreferragamotelademoda

Ferragamo nació en 1898, en Bonito, un pueblo cercano a Nápoles. Desde niño empezó su aprendizaje con un fabricante de zapatos, para, una vez demostradasu pericia al realizar el calzado de Primera Comunión de su hermana, emigrar a California con sólo 16 años. Con el tiempo se haría proveedor de zapatos de una compañía de cine. Su creatividad y habilidad hicieron que llamara la atención de actores y actrices, de los que recibió numerosos encargos privados.

salvatoreferragamotelademoda

En 1923  se instala en Hollywood, donde colaboró con los Estudios Universal, la Warner Bross y la Metro Goldwyn Mayer. Audrey Hepburn, Lauren Bacall, Silvana Mangano o Greta Garbo eran algunas de sus fieles clientes. Claro que las sandalias que Marilyn Monroe dejaba al aire, junto a otras partes de su anatomía, en la famosa escena de “La tentación vive arriba”, llevaban la firma del zapatero italiano. Cuando murió en 1960 dejó un importante legado en la moda: Veinte mil estilos y trescientas cincuenta patentes registradas.

salvatoreferragamotelademoda

Pero además dejó el germen del Museo Salvatore Ferragamo, inaugurado por sus herederos en 1995. Allí  se exhibe  ahora su vida, que no deja de tener los ingredientes de todos esos cuentos en los que el zapato es el protagonista o la excusa para hilvanar una historia mágica o al menos pretendidamente misteriosa y fascinante. La idea de esta muestra ha despertado el interés de numerosos artistas de distintas disciplinas, que han puesto su granito de arena para que el proyecto echara a andar.

 

salvatoreferragamotelademoda

Entre ellos, expertos en literatura infantil como Antonio Faeti y Michele Rak; historiadores de cine como Alessandro Bernardi y escritores y poetas como Hamid Ziarati, Michele Mari y Elisa Biagini, que han escrito cuentos de nueva creación expresamente para este proyecto, ilustrados por Michela Petoletti y Francesca Ghermandi. Por otro lado, el prestigioso compositor Luis Bacalov ha compuesto la música original que inauguró la exposición al compás de los jóvenes fotógrafos Simona Ghizzoni y Lorenzo Cicconi Massi, quienes, junto con el veterano Arrigo Coppitz, fotografiaron los zapatos de Salvatore Ferragamo en decorados de cuento. Al fin y al cabo, eso, zapatos que dejan huella, en el Museo Salvatore Ferragamo.

3 Responses to “Zapatos que dejan huella, en el Museo Salvatore Ferragamo”

  1. FATIMA 5 mayo, 2013 at 21:24 #

    Hace unos 4 años, mi hermano viajo a Florencia. Me trajo un regalo…. Me conoce bien, y sabe que la moda es mi pasión, asi que se dirigió al museo de Ferragamo. Allí pregunto a una de las chicas por algún regalo para su hermana, y le dijo un pañuelo de unos 600 euros. Y claro, mi hermano dijo que aunque me quería, su presupuesto no daba para tanto.Asi que me compró un libro en el museo sobre los zapatos a lo largo de la historia de ferragamo. Cuando me lo dió me emocioné.PEro no por el regalo, sino por la bolsa. Y es que es lo más cerca que voy a estar de un bolso de Ferrgamo 🙂 . Como oro en paño tengo la bolsa en casa. Y el libro, claro esta :).

  2. Inmaculada 27 abril, 2013 at 21:04 #

    Cada vez son más frecuentes las exposiciones de zapatos, accesorios y vestidos que bien han estado de moda o que han formado parte de la escena y han inspirado modas. Como bien dice la experta Clara, este tipo de eventos muestran la la naturaleza creativa y artística del diseño. Lo hace, ante un panorama donde existe la polémica sobre si el diseño y los contenidos de moda forman parte del mundo del arte. Aún así, las muestras de contenidos de modas pasadas resultan interesantes en cuanto que forman parte tanto de la cultura o subculturas de una época.
    Evidentemente no podemos decir que todos los contenidos de moda pueden elevarse a los altares del arte, y con ello me refiero a las Bellas artes, de la misma manera que todo cuadro o escultura lo es. En este caso, las obras de Ferragamo tiene el indiscutible espíritu de un gran maestro, plasma en sus creaciones un gran conocimiento del color, de la forma, trae a la realidad lo que en principio parece imposible, tarea que sólamente puede llevar a cabo el genio, quien que se aventura y pone todo su tesón como parte del proyecto creativo.

  3. Laura Rockbell 26 abril, 2013 at 12:30 #

    Qué preciosidad de zapatos y qué buen espacio para mostrarlos al público! Me ha encantado conocer un poquito más de su historia 🙂

Leave a Reply