Reales hembras

9 de junio de 2012

 

 

Me he acordado de este castizo piropo cuando me han sugerido que participe en la semana de las mujeres reales, esas para las que, al parecer, y dado el limitado tallaje, no diseñan los que se encargan de esos menesteres. Pero también me he acordado del artista colombiano Fernando Botero, que sacó de su magín un tipo de mujer que no sé si será una real hembra para el macho hispano, pero sí una fémina a la que no le importa exhibir sus redondeces, aunque dada su inexpresiva cara nunca sabremos si es feliz en su espléndida anatomía.

 

 

Desde hace unos años se han levantado varias voces en pro de las tallas grandes o si acaso y para ser más concretos a favor de esa mujer real, tan alejada de la que se sube profesionalmente a una pasarela porque es el oficio que, dadas sus medidas corporales, ha elegido para ganarse la vida. Esas voces, a juzgar por el resultado, parece que han clamado en el desierto quizás porque  no forman parte de ninguno de esos grupos de presión, que son al fin y al cabo los que mueven o cambian el mundo.

 

 

Pero, ¿por qué existe ese divorcio entre la calle y la pasarela?  Es cierto que a todos nos gusta ver las colecciones de moda exhibidas por mujeres que reúnan los cánones de belleza que hoy asume la sociedad como los idóneos, incluso a los que distan mucho de poseerlos. Soñar es gratis, ahora que esta palabra está en alza, pero la realidad es bien distinta cuando se acaba el espectáculo. Y el espectáculo termina cuando una mujer cualquiera que vive de otro oficio que no sea el de modelo llega a la tienda.

 

 

 

 

En la tienda se da de bruces con la desnuda realidad. Toda esa ropa con la que ha disfrutado bien en vivo y en directo, bien a través de los medios de comunicación, no está en su talla, porque sobrepasa no sólo la 38 sino incluso la 42. Y ahora viene la pregunta del millón: Si resulta que la señora que puede acceder a ese tipo de prenda, acceder en el sentido más prosaico, aunque más real del término; es decir, puede pagarla,  no la puede adquirir, ¿a quién va dirigida entonces esa colección?

 

 

 

 

Es cierto que todos los diseñadores insisten, persisten y se ponen pesados al declarar que una cosa es la pasarela con su espectáculo y otra la tienda, con su realidad. Pero resulta que la realidad, para muchos, no excede de la talla 40. Y eso cuando es ropa de autor, porque las grandes cadenas, esas a las que acude la gran mayoría, todavía se quedan más cortas e incluso hay un auténtico galimatías con las tallas, que sólo consigue confundir al consumidor ¿Y quién es el encargado de ponerle etiquetas a las mujeres?

 

Pues la sociedad. Pero ¿quién es la sociedad? Pues, entre otros, usted y yo, que participamos por mimetismo, desidia o simplemente porque las cosas funcionan así, de una situación que, a veces, nos denigra como personas ¿Quiénes somos nosotros para juzgar a alguien por su fisonomía?  Tener buena imagen, según los cánones actuales, se ha convertido en una obsesión incluso para encontrar trabajo, recurriendo en muchas ocasiones a la cirugía estética. Claro que igual que claman en el desierto las voces que luchan porque la mujer real sea reconocida, los oídos se vuelven sordos ante el grito contra esa legión de famélicas e insanas modelos, que echan por tierra la esencia de tan maravillosa profesión.

17 Responses to “Reales hembras”

  1. Jamie 17 septiembre, 2012 at 15:48 #

    Helpful information. Lucky me I discovered your site by chance, and I am surprised why this coincidence didn’t came about earlier! I bookmarked it.

  2. Teresa Lafita 11 junio, 2012 at 9:46 #

    No entiendo la pintura de Botero (ni su escultura) x lo q no debiera opinar. De lo q sí entiendo es de esa frotera pequeñísima y ambigua q está a un paso del feminismo y del machismo aunq sea subliminal (poses, actitudes, expresiones,….) x no entrar en la composición,color y otros conceptos artísticos. Creo q antes de él, ya un homo sapiens esculpió una Venus (varios/varias) y la Hª del Arte está llena de los conceptos de Belleza real e ideal, sobre todo a partir de los cánones de Lisipo, Plaxíteles,…Leonardo, Vitrubio,…….Rubens,……y una cosa es la Belleza y otra muy distinta la exageración humorística, sea esta natual o no. Me refiero a la belleza.
    Me encantan tus comentarios siempre y los comparto y me comprometo a enviarte ejemplos de mujeres rellenitas o gordas fascinantes, entre ellas las de Freud q es mucho mejor autor q B. Un abrazo: Te

  3. inmaculada sancho 11 junio, 2012 at 0:42 #

    Hola. Estoy de acuerdo con Noe_sev, cori y Etrala London. Completamente de acuerdo.

  4. Etrala London 10 junio, 2012 at 21:51 #

    La verdad que como dicen otros comentarios, el post está redactado con muy buen gusto y muy bien documentado.
    Yo voy a aportar mi opinión desde dentro del mundo del diseño y producción de moda, ya que soy diseñadora y tengo mi propia marca.
    La verdadera realidad es que las tallas que más vendo (con gran diferencia respecto a las demás) es la talla M: ni pequeñas, ni grandes. La mayoría de las mujeres son de tamaño “mediano” y no es que no nos acordemos de las demás, es que las tallas XS y XL casi siempre sobran…
    Cuando una va a las rebajas se da cuenta de que solo quedan las tallas muy pequeñas o muy grandes y las intermedias nunca quedan.. son las más vendidas, las más difíciles de encontrar…

    No podemos producir para cada colección, desde la talla más minúscula a la más gigante, porque eso tampoco es la realidad. Las tallas que se producen son las que sirven al porcentaje más alto de la población, de otro modo, no sería viable.

    Estoy de acuerdo en que las mujeres reales somos todas, igual que hay variedad en todo.
    Tengo amigas muy pequeñitas por constitución (para nada extremadamente delgadas, sino “menudas”) a las que les cuesta mucho encontrar ropa de su talla (y que compran ropa de niña), a las demasiado altas les queda corta alguna ropa… y hay tiendas como Topshop que disponen de una sección “Petite” otra “Tall” etc… pero más pequeña que el resto porque lógicamente son minoría.

    Estoy de acuerdo en otro comentario que dice que tanto la extrema delgadez como el sobrepeso son un problema de salud, y deberíamos intentar estar en un peso adecuado para nuestra altura, por salud.

    Si es que como dice el refrán, “cada persona es un mundo, y algunas dos”

    Hay que intentar ser feliz y estar a gusto consigo mismo, porque la vida no está hecha a la medida de nadie…

    María Rodríguez,
    Diseñadora y Co-fundadora de Etrala London.

  5. Cori 10 junio, 2012 at 20:52 #

    Efectivamente, este asunto es muy complejo. Yo tengo una talla mínima y no doy con prendas pra mi edad, 40 años. Yo también soy una mujer real y como tal me reconozco, pero la sociedad parece que establece unos cánones y ahí se queda y la sociedad, como dice esta señora, somos todos, así que a poner cada uno nuestro grano de arena.

  6. Noe_Sev 10 junio, 2012 at 20:42 #

    Ufffff es q como comente sobre de este tema todo lo q tengo en la cabeza, va a resultar un comentario tedioso y pesado.
    Lo más breve q puedo decir es que mujeres REALES somos TODAS, independientemente d como seamos.
    Hay cánones en las tallas, pero también con la belleza, con la edad, con nuestra forma d ser, nuestra altura… Vamos q TODOS nos merecemos el mismo respeto pq todos somos personas y ya con esto basta.
    Lo q s debería potenciar para evitar tanta frustración, es el valor como personas q tenemos. En los colegios s debería impartir una asignatura: la AUTOESTIMA y la ACEPTACIÇON d como eres y d quien eres.
    Es q este tema d mujeres reales s asocia solo al peso y para nada estoy d acuerdo con ello. Cada una tenemos una constitución y es la q deberíamos aceptar dentro de un estado d SALUD. Ahora s critica y s señala mucho el infrapeso pero el sobrepeso tampoco es sano y está catalogado como una enfermedad y no hablemos ya d personas con obesidad mórbida, Yo siempre pido lo mismo, respeto para TODOS por igual. Ahora es muy popular el defender las tallas XXL pero son tan insanas como las XXS.
    A mi este tema m recuerda al feminismo acérrimo. Una cosa es buscar la igualdad q nos merecemos las mujeres hacia los hombres y otra cosa ya es pasarse d rosca y hacer una cruzada antihombre….

    He divagado mucho e imagino q no resultará coherente el comentario, pero mi visión como mujer q padece un TCA, es muy extensa y contradictoria a la vez!

    Bueno este es mi granito a la entrada q como siempre es IMPECABLE en cuanto a redacción y gusto.

    Un bss grande mi niña, como siempre sacas temas q estimula nuestras neuronas dormidas!!

  7. Tula 10 junio, 2012 at 12:47 #

    Eso, quien fija las tallas mínimas de algunas marcas? Me encanta que haya hombres preocupados por estos temas.

  8. Juan 10 junio, 2012 at 11:40 #

    Como creo que este hilo no es exclusivo para mujeres, rompo el fuego masculino. Pues es cierto, no puede ser más acertada la opinión de la bloguera. Las tallas de las marcas no se ajustan a las personas reales, y eso no pasa solo con las mujeres. La diferencia entre lo “oficial” y lo “real” no atañe tan solo a las personas “gorditas”. Conozco mujeres, en mi familia o compañeras que les cuesta horrores encontrar ropa o zapatos de su talla, por ser demasiado “pequeñas”. Parece que las marcas tienen un mínimo “oficial” que no se ajusta en absoluto al “real” y de este modo, a veces muchas mujeres han de buscar zapatos en la sección infantil o tienen que hacérselos por encargo para ir calzadas. ¿Quién fija las tallas mínimas de algunas marcas? ¿La Sharapova?

  9. Eva 9 junio, 2012 at 21:22 #

    Me encanta que hable hoy de las gordas. Yo soy gorda y soy feliz. Hace años me acepté como soy y tengo un chico que me quiere y me ve divina, lo único que pido es que las firmas asequibles se acuerden de nosotras.

  10. Lourdes 9 junio, 2012 at 17:54 #

    Me ha encantado el post, ha sido genial…Gracias por tu aportación en LA SEMANA DE LAS MUJERES REALES…Queremos hacernos oir!!

    Un besote!

    Lourdes

    lascositasdelulu.blogspot.com

  11. Sandra López Rueda 9 junio, 2012 at 17:46 #

    Hola Clara,
    Mil gracias por el post, me ha encantado. Desde el corazón de todas las MUJERES REALES tanto las que estamos metidas en este proyecto como las que no… MIL GRACIAS.

    No tengo palabras, mañana te linkearé en mi post de reflexión, auque ya lo he hecho en el evento de facebook al que estás invitada junto a todas nosotras.

    Besos

    Sandra.
    chic-chikilla.blogspot.com

  12. Mdep 9 junio, 2012 at 13:57 #

    Hola, tengo 39 años, peso 68 kilos y mido 1,54 y a veces me dan ganas de llorar cuando no encuentro nada en las tiendas.Nadie piensa en las mujeres reales, nadie. así que me alegro leer este texto. ¿La bloguera también es gordita?

  13. Gloria Bendita 9 junio, 2012 at 12:48 #

    Las tallas grandes son una oportunidad de negocio, requiere un diseño especial …. y más inversión….

  14. Carmen Pascual 9 junio, 2012 at 11:15 #

    Creo que gracias a la proliferación de los blogs de moda la mujer real sale a la palestra, son muchas las bloggeras que desde su talla XXL nos muestran sus looks sin ningún tipo de complejos, algo que admiro y agradezco, yo por mi profesión lo paso francamente mal cuando tengo que vestir a una mujer que talla a partir de la 42, y no dispone del poder adquisitivo para adquirir marcas que trabajan este tallaje.

    Son las firmas lowcost las que tienen que ponerse las pilas, las que deben por ética vestir a todo tipo de mujer, son ello los que deberían ser abanderados de este frente, igual que hacen tallas mínimas, que también son de agradecer, por que no maxi que son igual de necesarias? Creen que a las mujeres con tallas que superan la 42 no les gusta estar guapas y cambiar de modelito todos los días???

    En fin que nosotras podemos hablar y hablar pero estoy de acuerdo contigo, no está en nuestras manos el que esto cambie.

    Un beso Clarita

    CarmenHummer

  15. Olvido 9 junio, 2012 at 0:16 #

    Me parece muy bien que se acuerden de las personas normales y corrientes.

  16. Tatiana 9 junio, 2012 at 0:11 #

    Me encanta Botero y el post muy original. Estoy de acuerdo en todo, sobre todo en lo de las tallas de las grandes cadenas de ropa.

Leave a Reply