El bolso de Tórtola Valencia

18 de noviembre de 2011

 

Fotos del bolso: Miguel Ángel Pastor

 

 Todo empezó con un bolso que me llamaba a gritos desde el stand de Rosa by Bárcena, en la pasada  Feria Vintage de Madrid. Sí, esa feria en la que María Ramos González-Serna dice que vende tanto. Todo empezó de esa manera rutinaria con que empiezan las cosas, pero en esta ocasión aquel bolso había tenido una dueña muy especial:  Carmen Tórtola Valencia, la denominada “sacerdotisa de la danza”. Una sevillana, nacida el 18 de junio de 1882, en la Magdalena, que, al igual que su coetánea Isadora Duncan, había revolucionado la forma de bailar en público. Pero esta enigmática danzarina también había creado un estilo artificioso y colorista, llamado tortolismo, mezcla de modernismo y novecentismo. Tórtola Valencia había creado tendencia.

 

 

Se podría decir que Carmen Tórtola Valencia era de la misma condición que otra mujer de armas tomar, Coco Chanel. De la misma condición en tanto en cuanto  a cubrir con una aureola de misterio su biografía. De padre catalán y madre andaluza, esta mujer que cambió la estética de la danza, parece ser que fue educada en Londres. A los dieciséis años ya participaba en espectáculos de music-hall y en óperas. “Lo único que nunca he estudiado es danza en el sentido académico de la palabra. Pinto, he expuesto óleos y acuarelas por España, también he estudiado canto y a los doce años ya conocía la obra de Goethe, Shakespeare y Shiller“.

 

 

 

 

Rubén Darío, Valle-Inclán o Ramón Pérez de Ayala fueron algunos de los intelectuales de la época que se rindieron a sus pies, nunca mejor dicho. Pero también  dicen que gozó de la admiración del rey Alfonso XIII, muy dado a rondar a las artistas. Bailar para Tórtola Valencia era sinónimo de libertad, una manera de vencer el tiempo, pero también un medio de encontrarse a sí misma. Por eso hizo de sus danzas su propia religión. Lo cuenta en un interesante reportaje Carlos Murias.

  

 

En los numerosos viajes que realizó a Oriente se inició en el budismo y practicó yoga, que luego le serviría para  aplicarlo a algunas de sus poses más exóticas y armoniosas. Musa de muchos artistas, su figura quedó plasmada para la posteridad en la famosa ilustración que daba vida a los perfumes Maja de Myrurgia, que marcaron toda una época en España. Coleccionista contumaz, no sólo atesoraba vestidos, cuadros, joyas, delicados encajes, sino historias rocambolescas. Al parecer, su hija adoptiva, Ángeles Magret Vila, era  realmente su pareja. Cuentan que un día prometió que si la chica sanaba de una grave enfermedad se retiraría de los escenarios. Así lo hizo, y a su vuelta a España de una gira por Iberoamérica, abandonó los escenarios y se compró una casa en la Avenida de Sarriá de Barcelona, en la zona alta de la Ciudad Condal.

  

 

“Baila sin música. No la necesita”, había dicho de ella Eugenio Noel. Valle-Inclán aseguró que “Tórtola es una armonía sublime y el más grande poema viviente de todas las mitologías y religiones”. Ahora,  Rosa by Bárcena, la joyería de la madrileña calle Velázquez, nos la ha devuelto del olvido al encontrar en una subasta de Barcelona algunas piezas que formaron parte de  su abarrotado  fondo de armario: dos polveras  de estilo Art-Déco, un colgante y un pequeño bolso marrón, con el asa de carey, que vaya usted a saber el bagaje que lleva adherido a su piel.

  

29 Responses to “El bolso de Tórtola Valencia”

  1. Buying Tramadol 24 noviembre, 2012 at 11:29 #

    Credit rating ribbons is really a case of the specific Organising Committee Tramadol without a RX Online

  2. Ignacio Michello 6 noviembre, 2012 at 3:45 #

    Enjoyed looking at this, very good stuff, thankyou .

  3. Cristina 20 diciembre, 2011 at 19:48 #

    Clara es precioso el bolso y el personaje es fantastico

  4. maria varona gandulfo 22 noviembre, 2011 at 19:31 #

    cuantas veces he visto desde pequeña el dibujo bello y enigmático de los envoltorios de los jabones de Myrurgia, que nunca usé para no tirar el aroma ni el papel, quien imaginara que tenían una historia así detras, ahora guardaré el ultimo jabón de mi cajón como oro en paño, gracias por la historia,muy motivadora

  5. manuel obando 20 noviembre, 2011 at 20:05 #

    Que hitoria tan bonita Clara,no conocia a este personaje tan particular, me he interesado por ella y es fascinante.Gracias una vez mas Clara, hoy as conseguido que pase un rato muy agradable en mi tranquila tarde de domingo.

  6. Juan 20 noviembre, 2011 at 13:38 #

    Apasionante la historia de esta bailarina española que nos descubre Clara Guzmán. Recuerda un tanto a las de otras mujeres (Isadora Duncan, Mata Hari) que tuvieron sus días de esplendor en el penúltimo cambio de siglo. Estas mujeres enamoraban maharajás, reyes, presidentes, generales y a todo varón que las viera, supongo, aunque no tuviera tantos títulos y sobre todo tanto dinero. El bolso es una preciosidad, aunque quizás algo incómodo para una mujer actual. Las polveras con una decoración típicamente modernista son mucho más prácticas.

  7. Gabriela 20 noviembre, 2011 at 11:21 #

    Interesantísima la historia, monísimo el bolso, con su asa de carey y una joyería que cuida estos detalles me parece muy importante en estos momentos en que nos hemos vuelto tan exigentes y solo pagamos por lo que merece la pena de verdad. Lo demás, para los chinos…

  8. susana pagés 19 noviembre, 2011 at 23:38 #

    Historia enigmática, quedas con curiosidad de saber más sobre esta mujer!!
    Felicidades por el post

  9. Antonio 19 noviembre, 2011 at 22:54 #

    Muy curiosa esta historia, yo tambien me he metido en internet para saber más de esta señora, pero lo que se dice aqui es un buen resumen. Me parece fantástico que haya mujeres asi en una epoca en la que se arriesgaba tanto.ahora no tiene tanto merito. Ah, me encanta este blog, por favor, es lo más de lo más.

  10. Eulalia 19 noviembre, 2011 at 15:05 #

    Me parece fascinante esta historia, las dos, la del bolso y la de Tórtola Valencia. Me ha interesado también una joyería capaz de reparar en estos detalles de tan buen gusto. A primeros de diciembre iré a Madrid y me pasaré a ver si está todavía el bolso. Aunque lo dudo.

  11. nicolas martin,, sevilla 19 noviembre, 2011 at 13:12 #

    Muy bueno el post Clara, interesante. Adquirir piezas antiguas o conservar aquellas de la familia como el joyero de la abuela, el rosario de “tía Carmen”, los pequeños tesoros que, generación tras generación, vamos adquiriendo y conservando para deleite de los que vienen; es un lujo.
    Esta época y el art decó me fascinan, próximamente lo plasmaré en “Vintage”, serás la primera en verlo Clara. Un beso!

  12. Rosa 19 noviembre, 2011 at 11:42 #

    Seguro que yo no me hubiera dado cuenta del bolso. Eso solo le pasa a los profesionales. Llevo unos meses enganchada a este blog y estoy encantada aprendo mucho y me relajo una barbaridad. Alguien lo ha escrito es un pasatiempo exquisito.

  13. María Galán 19 noviembre, 2011 at 11:37 #

    Gracias Clara por tu profesionalidad, por traer este sugerente bolso a tu blog desde la feria Vintage, en el que seguro que para mucha gente seguro pasó desapercibido, y por mostrarnos a esta mujer, que yo desconocía, y que desde ahora se convierte en una persona de la que buscaré más información porqu eme ha resultado un personaje muy sugerente y digno de conocer.
    Un fuerte abrazo y es un placer conocerte y leerte!!!!!!!!!!!

  14. Almudena 19 noviembre, 2011 at 9:02 #

    He conocido la historia de Carmen Tórtola por este artículo dedicado a su bolso. Supongo que como muchos de los lectores del blog, hemos ido rápidamente a buscar más datos sobre la vida de esta bailarina. Y me he quedado fascinada por su biografía, por sus pertenencias, que por lo visto, son objeto de exposiciones en distintos museos de Cataluña. Ojalá el Museo de Artes y Costumbres de Sevilla nos mostrara la colección de encajes y el coleccionismo que practicó La Tórtola a lo largo de su vida. No olvidemos, que aunque, sus últimos años los pasó en Barcelona, había nacido en Sevilla.
    Y claro está, otra vez al bolso, y Bárcena. Si me fascinan este tipo de establecimiento es porque son recapituladores de objetos con historias. Me fui difícil en una ocasión decidirme por unos pendientes en la joyería Chico de Sevilla, porque las personas que atendían detrás del mostrador, no eran meros dependientes, eran contadores de historias; dónde adquirieron las joyas, a veces el relato de su fabricación; otras, una leyenda o el puro misterio de quien las lució.
    Estos objetos despiertan la imaginación y nos distraen de lo rutinario. Gracias Clara por este selecto pasatiempo.

  15. Carmina 18 noviembre, 2011 at 22:50 #

    Me he quedado enganchada con la historia de esta Carmen Tórtola Valencia. Cuántas mujeres hay por ahí tan interesantes. El bolso es una monada y conozco la joyería. Hay piezas maravillosas. Clara, eres fantástica.

  16. Fernando 18 noviembre, 2011 at 22:32 #

    Buenas noches. Este blog es un lujo. Bien diseñado, bien editado, bien escrito y bien documentado. Enhorabuena a su autora.

  17. Hortensia Gil 18 noviembre, 2011 at 19:12 #

    Precioso……………………grandes mujeres que han hecho historia y muchas más que las seguirán haciendo

  18. Berta 18 noviembre, 2011 at 16:50 #

    Perdón, pero al leer el comentario publicado, me he dado cuenta que falta la palabra personalidad asociada a atractiva.

  19. Berta 18 noviembre, 2011 at 16:48 #

    El bolso de Carmen Tórtola encierra una historia fascinante. Primero, el devenir del bolso, adquirido por la joyería Rosa by Bárcena a través de una subasta. Y luego, el misterio que encierra la poseedora del mismo. Las especulaciones sobre sus orígenes, su extraña trayectoria y la su atractiva, hace que veamos el bolso, como un objeto mucho más allá del valor del objeto.
    Enhorabuena a la joyería Rosa by Bárcena por la elección, por su gusto exquisito y a Clara por mostrarnos esta joya.

  20. Fachón victim 18 noviembre, 2011 at 16:28 #

    Quiero ese bolso yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

  21. Germán P. Segovia 18 noviembre, 2011 at 16:18 #

    El bolso es muy coqueto, pero la historia de esta mujer es increíble. Me refiero a la bloguera. Si el bolso la llamaba a gritos desde el stand es por algo. Lo primero para que nos informara a sus lectores de quién era Tórtola Valencia. No la conocía, pero ya me he puesto a indagar más, tiene incluso una biografía. Creo que Clara Guzmán se merece el reconocimiento de todos los que creemos que la moda es cultura, es comunicación y economía. Su blog es una maravilla. Está bien escrito, bien editado y nos trae cosas sorprendentes como esta entrada sobre una bailarina que rompió moldes.

  22. Carlota 18 noviembre, 2011 at 16:08 #

    Hola a todos .Me encanta el bolso es una pasada y las polveras también. Conocía Rosa by Bárcena porque mi cuñada se compró todos los aderezos para su boda. Iba genial. Seguro que el bolso ya tiene dueña.

  23. Herminia 18 noviembre, 2011 at 14:46 #

    Me gusta el bolso pero las polveras son para comérselas. Conozco la firma de joyería porque a veces cuando hay reportajes en Yo Dona o en Elle salen. Tienen unos pendientes de locura y pulseras y anillos muy art-decò. Me ha encantado el artículo. Es que este es un blog diferente.

  24. Jesusa 18 noviembre, 2011 at 14:40 #

    Lo que no sepa esta mujer. Conozco la joyería porque he visto algunas de sus piezas en revistas de moda, pero me ha interesado la historia de esta paisana. ¿De donde sacas tantas cosas, Clarita, hija? Es que eres la mejor, ja,ja…

  25. Gloria Bendita 18 noviembre, 2011 at 11:42 #

    Es que no tienes desperdicio, vamos!! que con Clara nos ponemos al día enseguida….

  26. Divina Pagana 18 noviembre, 2011 at 10:16 #

    Uyyyy esto de escribir desde móvil…te juega malas pasadas…pido perdón por las faltas de letras en mi frase anterior…

  27. Divina Pagana 18 noviembre, 2011 at 10:13 #

    Me encanta leer biografias de mujeres fascinantes, con acceso a cultura, viajes, valientes, con carácter. Lo de que hiciera yoga y se iniciara en el budismo por aque entonces me ha dejao localocaloca! Bravo por Carmen Tórtola!

  28. Victoria (Libélula Lila) 18 noviembre, 2011 at 6:33 #

    qué me gusta cuando haces estas biografías que son como los platos de degustación de los buenos restaurantes, exquisitas y en formato pequeñito. Voy a buscar más de esta señora, que el bolso es una monería pero su vida aún me ha gustado más. Ya sabes que esta época me tira.
    El detalle de adoptar a la amante, qué solución tan original para saltarse las normas sociales. Seguramente lo sabría todo el mundo,pero si disimulas te aceptan.

  29. Alelandro Postigo 18 noviembre, 2011 at 0:37 #

    Que interesante Clara!!

Leave a Reply