Victorio y Lucchino: Que abren, que cierran…

7 de abril de 2011

Foto: Díaz Japón

Foto: Díaz Japón

Según algunos libros de estilo periodístico, un rumor no es noticia. Sin embargo, la sabiduría popular asegura que cuando el río suena agua lleva. ¿Con cuál de las dos sentencias nos quedamos en el caso de los diseñadores andaluces Victorio y Lucchino; o sea, José Víctor Rodríguez, natural de Palma del Río, Córdoba, y José Luis Medina, de Sevilla capital, de los que las lenguas de doble filo afirman que echan el cierre a sus tiendas?

victorio_y_lucchino1

Beatriz Miranda, compañera del periódico El Mundo, ponía por escrito lo que ya es un clamor en Sevilla. Es decir, que los niños, como se les llama cariñosamente, se suman a la lista de los creadores damnificados por la crisis económica y financiera. Esa que era una entelequia para algunos políticos y una verdad como un puño para el resto de los ciudadanos. “Que abren, que cierran, que es la última vez”, era la cantinela que unas determinadas monjas de un determinado colegio vociferaban hasta la saciedad en la puerta del centro para que, quizás en un acto de caridad cristiana, ninguna alumna perdiera la oportunidad de entrar en las aulas. Pues algo parecido está pasando con esta pareja profesional y sentimental.  Se casaron hace unos años en una discreta ceremonia. A saber, fuentes de la Casa, léase, Esther Alvarez-Ossorio,  que lleva dos días que no se pone al teléfono ni devuelve las llamadas, le comentó a la periodista citada que “en ningún momento se han planteado cerrar la tienda de la calle Sierpes y que están en manos de una consultora para remodelar el local de la Plaza Nueva y la apertura de otros nuevos”. Es decir, que abren, que cierran, que es la última vez…

thumbnail9-2

 

Mercado internacional

Es bien cierto, que diría un jurista, que la peatonalización del centro de Sevilla ha dado al traste con las expectativas de muchas firmas de moda que se instalaron en la Plaza Nueva, en lo que se dio en llamar “la milla de oro” sevillana, convertida en la actualidad en un páramo comercial. Muchas tiendas de campanillas cerraron o se trasladaron a esos centros de consumo, donde la gente va en coche y echa el día en familia. Los diseñadores que han paseado el nombre de Andalucía por el mundo, atraídos por la idea de que el modelo de una calle de la moda de postín podría ser posible en la capital andaluza, abrieron un local demasiado moderno para la tradicional Híspalis, que suele estar vacío de clientes por dentro y con algún curioso  husmeando el escaparate por fuera. Es bien cierto también que siempre reconocieron estar afectados, como todos, por la crisis.

thumbnail9

“Si dicen que nadie vende una prenda, ¿de qué viven Victorio y Lucchino?” A la pregunta de esta periodista; o sea, yo, los diseñadores respondieron: “Hemos conseguido crear no sólo prendas sino un amplio concepto que engloba muchos productos. Es cierto que en España y en general en todo el mundo, vivimos tiempos de crisis; pero afortunadamente tras muchos años de constancia y trabajo, Victorio y Lucchino, aunque como todos sufre la recesión, tiene otras vías de negocio. Además, gracias a los años que llevamos en esta profesión, tenemos presencia en países como Estados Unidos, Japón, México, Rusia, Italia, Irlanda, Países Bajos o Suiza, cuya demanda está compensando la actual situación del mercado nacional”.  A lo que servidora tituló: “Victorio y Lucchino viven del mercado internacional”. Hay, sin embargo, quien asegura que siempre han vivido de las subvenciones de la Junta de Andalucía. Pero esa es otra historia y aquí estamos en telademoda.

18 Responses to “Victorio y Lucchino: Que abren, que cierran…”

  1. Judith Acosta Caro 12 abril, 2011 at 21:24 #

    Desde luego, gran cantidad de medidas adoptadas por la Adminstración Local, incluida la peatonalización, han sido nefastas para el comercio y la economía sevillanas.
    Yo puedo constatarlo por un caso cercano, mi mejor amiga, que ha tenido que cerrar su tienda en el centro, calificándolo de “desierto”.
    Gracias Clara, por tratar temas tan agradables como los relacionados con la moda, pero sin olvidar los de máxima relevancia, para el comercio sevillano y nuestra economía.

  2. Carlos Shaw 12 abril, 2011 at 19:27 #

    La peatonalización del centro junto con el ultimo plan de trafico llamado “plan
    centro” han hecho muchisimo daño al comercio sevillano al que ademas hay que sumarle la crisis.
    Solo hay que darse una vuelta por algunas calles como Francos ,Alvarez Quintero …desiertas y llenas de carteles “Se Alquila”o “Se vende”.
    Enhorabuena a Clara Guzman poe su blog.

  3. Felipe Vivas Tolentino 11 abril, 2011 at 17:19 #

    Muy buen artículo BESOS Clara

  4. Feliep Vivas Tolentino 11 abril, 2011 at 17:15 #

    Son dos artistas como la copa de un pino y nunca cerrarán pues han sido y serán referentes de la Moda Andaluza si pero también nacional e internacional y son dos bellas personas muy trabajadoras y creativas que siempre estarán haciendo cosas nuevas que nos harán soñar (Y si dan carpetazo a algún establecimiento pues no pasa nada dada la época en la que estamos a mi por lo menos me parece inteligente)
    BRAVO POR ELLOS

  5. Coqui 10 abril, 2011 at 20:46 #

    Estos señores, hablemos claro,aunque en su día tuvieron buenas ideas, que no buena confección, se les subió a la cabeza el exito, propiciado, en gran medida, por suculentas subvenciones, que de haber sido obtenidas por otros muchos talentos creativos andaluces, con toda seguridad habrían llegado bastante más alto que ellos en muchos de los casos.
    Si cierran, aparte de la crisis actual, que recuerdo que es para todos, es por su no “saviore faire” a la hora de gestionar la empresa….. y las últimas colecciones que han lanzado, no han tenido el apoyo de la crítica especializada, mas bien lo contrario.
    Reconozco que han vendido mejor el nombre que el producto; y al albur del nombre, durante mucho, mucho tiempo, han colcado a grandes almacenes y clientes particulares unas prendas de diseños refritos y con unos mas que discutibles acabados.
    Todo esto,llevado a cabo de manera sostenida, ha dado al traste con esta emblemática y sobrevalorada firma,que parece ser que cierra.
    De todas maneras, siempre hay opciones, pero por Dios, que no sigan el camino de la decoración, visto lo que hicieron en un hotel sevillano al final de La Palmera.

  6. María Murciano 10 abril, 2011 at 13:40 #

    Ayyyyy…qué papeleta!!! Sentimientos contradictorios tengo en esta entrada tuya. Pero sinceridad ante todo… no me gustan
    Victorio y Lucchino…sus creaciones…noooo…lo siento…no me veo reflejada en este concepto de cultura arabesca…rumana…mezclada con cortijo sevillano…ni los volantes…ni los lunares…so sorry.
    Me gustaría algún diseño local de camisetas garajeras…con la comodidad como estilo…americanas ribeteadas…no sé…entrar con fuerza en este nuevo contexto económico donde los caballos, las enaguas..y las flores en el pelo de pocos nos van a servir a las mujeres del SXXI. Besos máximo Clara. María Murciano.

  7. Marianita 10 abril, 2011 at 9:35 #

    La bloguera puso el dedo en la llaga de un secreto a voces una vez màs,esta especulaciòn esta en la calle hace tiempo asì como la queja ,totalmente justificada,creo yo por la peatonalizacion salvaje del centro y sus accesos.Los Victorio quizà despuès de hacer lo màs dificil no supieron gestionarlo (¿se llama eso morir de èxito?) una pena en cualquier caso,aun asì estoy segura de que nos quedan diseñadores para rato,en la forma que sea pero para rato,a estos dos señores no se les puede negar que son dos autènticos y brillantes supervivientes con sus luces y sus sombras desde luego….

  8. asuncion babio fillol 9 abril, 2011 at 17:31 #

    Hola Clara, enhorabuena por tu articulo desde luego la crisis nos afecta a todos y si encima ponen trabas como peatonalizar la zona centro etc etc…
    pues apaga y vamonos.
    Pienso que los luchinos saldran adelante y no habra que tomar soluciones drasticas.

  9. Lola 9 abril, 2011 at 10:53 #

    Hola Clara,
    Me ha encantado esta entrada del blog. Me encantan los periodistas que se “mojan”, que investigan la realidad y no se creen el primer cuento que le cuentan. Sólo una sugerencia, me gustaría que hubiera la opción de poder reenviar las noticias de tu blog. Enhorabuena!

  10. Irina 8 abril, 2011 at 22:28 #

    Estoy con Agustín, aquí hay mucha tela que cortar

  11. Marisol 8 abril, 2011 at 9:28 #

    A mi me gustan mucho los victorio y no quiero que cierren. Siempre los han envidiado mucho y nos representan por todo el mundo.

  12. Sevillita 7 abril, 2011 at 17:57 #

    En todas partes cuecen habas. La crisis afecta hasta a los grandes, que podemos esperar los que tenemos un pequeño comercio.

  13. Esteban 7 abril, 2011 at 17:47 #

    ¿por qué nos empeñamos siempre en echar por tierra lo nuestro? Este artículo está muy equilibrado. Felicidades

  14. Silvia 7 abril, 2011 at 16:03 #

    Es un buen artículo. Se dicen muchas cosas en muy pocas líneas. Felicidades.

  15. Antonia 7 abril, 2011 at 13:36 #

    Yo estoy con Felisa. La gente envidia mucho a estos artistas, que son buenos como profesionales y como personas.

  16. Felisa 7 abril, 2011 at 10:14 #

    Yo creo que la envidia es muy mala y a esta pareja la envidan muchísimo.

  17. Agustín 7 abril, 2011 at 8:44 #

    Ese si es un tema que tine “tela”… de moda. V&L han vivido mucho de pequeñas concesiones como los uniformes del metro de Sevilla o la decoración de los vagones del metrocentro (que personalmente me pareció un “toma, que te lo llevas” facilón). Es triste que siendo tan buenos diseñadores en España se tenga que vivir de ese modo porque los consumidores preferimos un Moschino o cualquier otra firma italiana a un V&L. O quizás es que ellos no han sabido adoptar una dimensión industrial como Adolfo Dominguez o Purificación García. No lo sé. Quizás su salvación esté en lo de toda la vida, en la costura a medida, a la que están volviendo muchos de los que desfilan en Cibeles.

  18. Manuela 7 abril, 2011 at 0:09 #

    Muy buena entrada. Está escrita de una manera muy elegante. Estoy de acuerdo en que la peatonalización del centro se ha cargado el comercio. Que pena de Sevilla.

Leave a Reply